Boca trepa el mercado

Alfaro desea contar con el Monito Vargas, quien cuenta con una cláusula de rescisión de 14 millones de dólares, pero Vélez no pretende dejarlo salir al Xeneize.

A Boca aún le restan objetivos importantes en el semestre. Mañana deberá asegurar la clasificación a los octavos de final de la Copa Libertadores frente al Atlético Paranaense y tendrá que afrontar los cuartos de la Copa de la Superliga. Sin embargo, el entrenador Gustavo Alfaro ya comienza a planificar el plantel para la próxima temporada, donde anhela con disputar las instancias decisivas del torneo continental. En este panorama, comienza a sondear el mercado en busca de refuerzos y tiene un apuntado: Matías Vargas.

El técnico desea incorporar un futbolista de jerarquía que se desempeñe en el sector izquierdo de la mitad de la cancha y el Monito reúne las condiciones necesarias (también interesa Marcos Acuña, del Sporting Lisboa de Portugal). Pero la cúpula dirigencial de Vélez Sarsfield, presidida por Sergio Rapisarda, no está dispuesta a negociar con el Xeneize. Esto se debe a que en el club de Liniers aún perdura el malestar por la manera en la que Boca llevó adelante la negociación con Mauro Zárate hace un año. Justamente, el Fortín y el equipo de la Ribera se enfrentarán el domingo, en el José Amalfitani, en el marco de la Copa de la Superliga (el encuentro de vuelta será el jueves en La Bombonera).

Vargas, de 22 años, cuenta en su contrato con una cláusula de rescisión que asciende a los 14 millones de dólares. Es decir, que en el hipotético caso de que Boca decida abonar esa cifra (estaría dispuesto a hacerlo) y el futbolista acepte el traspaso, Vélez no podría evitar que la operación se concretara. Sin embargo, el volante rechazaría el ofrecimiento debido a que su intención sería abandonar la institución cuando la dirigencia también le de el visto bueno a su salida. 

En la actual temporada, el jugador surgido de la cantera del equipo de Liniers disputó 25 encuentros y marcó cinco goles. Además, en septiembre del año pasado, fue convocado por Lionel Scaloni a la Selección Argentina y tuvo su debut al jugar 45 minutos en el triunfo 3 a 0 ante Guatemala en el amistoso que se llevó a cabo en Los Ángeles (ingresó en el entretiempo por Cristián Pavón).