El día que Carlos Bilardo probó a un jugador de básquet y la rompió en Boca

En diciembre de 1996, el ex entrenador de la Selección Argentina le brindó una chance a una figura del plantel de básquet del Xeneize y convirtió dos goles en el entrenamiento.

Sebastián Festa fue uno de los jugadores más sobresalientes en el plantel de básquet de Boca que se proclamó campeón de la Liga Nacional en la temporada 1996/97, luego de que el equipo derrotara a Independiente de General Pico en el quinto partido de las finales, el cual se llevó a cabo en La Bombonerita.

Pese a que Paco se destacaba por el rendimiento que exhibía al desempeñarse como base, su carrera pudo haberse modificado por completo cuando incursionó en el mundo del fútbol por expresa solicitud de un entrenador. ¿Quién? Carlos Salvador Bilardo, quien por entonces dirigía al Xeneize.

Julio Lamas, quien en aquel momento comandaba al elenco de básquet de la entidad de La Ribera, reveló el insólito episodio en diálogo con las redes oficiales de la institución: “Me dijeron: ‘Bilardo se quiere llevar a Festa al equipo de fútbol, fue a una práctica e hizo dos goles’. Yo pregunté si era en serio y dije que en ese momento no podía ser porque no podía comprar otro base a esa altura de la temporada”.

El actual estratega de la selección de Japón, quien logró que el conjunto nipón clasificara al Mundial 2019 tras 21 años sin presencias en la cita más importante, explicó cuál fue su respuesta cuando le comunicaron que el Doctor pretendía incorporar a una de sus figuras.

“Les aseguré que si querían al final de la temporada se lo podían llevar. Después se ve que encontraron otro jugador que podía no ser Paco”reconoció el ganador de cinco ediciones de la Liga Nacional (Boca -1996/97-; Ben Hur -2004/05-; Libertad -2007/08-; y San Lorenzo -2015/16 y 2016/17-).

En el entrenamiento, que se realizó en la segunda semana de diciembre de 1996, el ex basquetbolista ofició como volante por el sector derecho y brindó una buena impresión: convirtió dos goles y venció a Blas Armando Giunta en una disputa individual por el balón. Mientras observaba el transcurso de la práctica, el Narigón le dijo a Facundo Sava: “Ves, Colorado, así hay que hacer”.

Aunque la experiencia fue positiva, el sueño de Festa de transformarse en futbolista profesional se disipó solo unos días más tarde cuando la Comisión Directiva, encabezada por Mauricio Macri, decidió despedir al entrenador que lideró desde el banco a la Selección Argentina al triunfo en el Mundial de México 1986.

Hace algunos años, en una entrevista con Planeta Boca, Paco recordó con orgullo la experiencia: “Fue algo muy lindo. En el básquet siempre me comparaban con Blas Giunta, con Mauricio Serna. Yo juego al fútbol, entonces me empezaron a preguntar y dije que me gustaría tener una posibilidad. Un día me llamaron para un entrenamiento, fue el año que salimos campeón. Me lo comunicó Lamas un miércoles a la noche. Me llamó que quería hablar conmigo y yo pensaba «me habré mandado alguna macana». Me dice ‘mañana tenés que estar a las nueve de la mañana con un par de botines, que vas a entrenar con la primera del fútbol’”.

Y agregó: “¡No lo podía creer! Estaba Nery Pumpido, el ayudante de Bilardo, y me pregunta de qué jugaba. Yo siempre respondo lo mismo: ‘de cinco con llegada’. Y me mandaron a la cancha. Estaban Giunta, José Basualdo, Alphonse Tchami, Hugo Guerra, Sergio Martínez, Silvio Carrario. En el entrenamiento ganamos 4 a 3 y yo hice dos goles”.