La fórmula Ameal-Pergolini-Riquelme se impuso en las elecciones de Boca

La agrupación Identidad Xeneize, que cuenta con el ex enganche como vicepresidente 2°, obtuvo el 52,84% de los votos y venció con holgura al oficialista Christian Gribaudo y al opositor Jose Beraldi.

Una vez más, La Bombonera se expresó y brindó un veredicto irrevocable. En esta ocasión, el terreno de juego emitió un silencio ensordecedor y la acción se desarrolló a unos cuantos metros de distancia del césped, en la Playa I de estacionamiento. Allí, tras la derrota del equipo de Gustavo Alfaro ante Rosario Central en el Gigante de Arroyito, la fórmula encabezada por Jorge Amor Ameal, y que cuenta con Mario Pergolini y Juan Román Riquelme, se impuso en las elecciones de Boca.

En unos comicios históricos, donde se marcó un registro sin precedentes en el futbol argentino con 38.363 socios participantes, la agrupación Identidad Xeneize se erigió como ganadora con el 52,84% (20.045 votos) y culminó con 24 años de hegemonía macrista en la institución. El candidato oficialista, Christian Gribaudo, fue relegado al segundo lugar, con el 30,60% (11.607). Mientras que José Beraldi finalizó en la tercera posición, con 16,41% (6.225).

1

Cerca de la medianoche, cuando aún se debía escrutar el 50% de las 148 mesas, la tendencia se volvió irreversible y comenzó una cautelosa celebración en el búnker de la lista Juntos por Boca, donde las miradas contaban con un mismo destinatario. El ex enganche, uno de los máximos ídolos del club de La Ribera, vislumbraba como su anhelo por regresar al lugar del que debió marcharse en 2014 se materializaba.

Un año después de que su hijo Agustín le pidiera que intentase volver tras la derrota ante River en la final de la Copa Libertadores en el Santiago Bernabéu de Madrid, el oriundo de San Fernando cumplió con la misión y será parte de la rutina del Xeneize, ya no en su irrepetible versión como jugador, sino desde un rol dirigencial, en el que se abocará a adoptar determinaciones futbolísticas.

2

En una extensa jornada, el inicio de los cómputos exhibió una leve ventaja en favor de la dupla Ameal-Pergolini y la brecha se incrementó en sector de las damas, donde la oposición prevaleció en 14 de las 15 mesas y obtuvo el 57,2% de los sufragios, contra un 30% del aspirante seleccionado por el mandatario saliente, Daniel Angelici.

La diferencia se redujo considerablemente, a menos del 8%, en el escenario de los vitalicios, donde Gribaudo, junto a Juan Carlos Crespi, fueron favorecidos en las 10 mesas. Sin embargo, en los socios activos, la principal categoría de la elección, se consumó la derrota del oficialismo. De esta manera, Ameal se convirtió en el presidente más votado en la historia de Boca y comenzará su segundo ciclo en el cargo más relevante, tras su etapa entre noviembre de 2008 y diciembre de 2011.

3

Las últimas imágenes de la era de Angelici fueron un vaticinio de lo que sucedería sólo unas horas más tarde. En una primera escena, el Tano emitió su sufragio en solitario y denotando síntomas de preocupación. La contracara fue la de Riquelme, el nuevo vicepresidente segundo, quien fue escoltado hacia las urnas por miles de simpatizantes eufóricos e incluso se unió a los cánticos colectivos.

Mientras tanto, el equipo brindaba una opaca imagen en Rosario y sufría una caída frente a Central con la que puso en riesgo la cima de la Superliga. Luego de 24 años, cuando Mauricio Macri fue electo por primera ocasión en 1995 y empezó con el predominio de su ideología, Boca tendrá una conducción que pregonará una filosofía opuesta.