Gallardo, el conquistador de River que asoma en el horizonte del Barcelona

La continuidad de Ernesto Valverde como entrenador del Culé es una incógnita y el Muñeco es uno de los candidatos a reemplazarlo. Conocé los motivos por los que el estratega podría arribar a Cataluña.

Barcelona rememora con nostalgia etapas anteriores, las cuales estuvieron colmadas de títulos y, en especial, de filosofías de juego que intentaron ser replicadas en diferentes rincones del planeta. Los recuerdos de los exitosos ciclos de Johan Cruyff, Pep Guardiola y Luis Enrique regresan al presente de manera cotidiana ante la actual incertidumbre en la que se halla sumergido el equipo.

La derrota frente a Levante, por La Liga, y el empate en el Camp Nou con Slavia Praga de República Checa, en el marco de la Champions League, confirmaron la incógnita acerca de la continuidad de Ernesto Valverde al mando del Culé. El mismo entrenador que fue ratificado en el cargo tras la eliminación contra Liverpool, en una noche de auténtica pesadilla para el Blaugrana en Anfield, se encuentra en el ojo de la tormenta. Con el transcurso de los días, comenzaron a surgir hipotéticos candidatos para reemplazarlo y un nombre encabeza la nómina: Marcelo Gallardo.

1

El Muñeco, aquel que arribó a Núñez en junio de 2014 como un ídolo futbolístico y rápidamente se convirtió en una leyenda en el rol de técnico, ingresa con frecuencia en la agenda de instituciones de renombre de Europa. Sin embargo, el calendario de los torneos de Sudamérica, los cuales circulan a contramano del Viejo Continente, deriva en que centre su atención en los compromisos y desafíos de River.

En esta oportunidad, no se produce una excepción. Luego de eliminar a Boca en La Bombonera, el Millonario disputará una nueva final de la Copa Libertadores frente a Flamengo de Brasil. Además, se enfrentará con Estudiantes de Buenos Aires en la semifinal de la Copa Argentina y es escolta de Lanús y Argentinos Juniors en la tabla de posiciones de la Superliga. Por lo tanto, el oriundo de Merlo sólo contemplaría una propuesta del Barsa luego de diciembre.

El interés del elenco catalán por adquirir los servicios de Gallardo posee diferentes sustentos: similitudes tácticas, porcentaje de eficacia, trofeos obtenidos, personalidad, etcétera. De hecho, según informó el periódico español Mundo Deportivo, los directivos lo consideran el mejor entrenador de América.

2

Uno de los motivos radica en el estilo que pregona en River ya que, pese a las modificaciones e innovaciones aplicadas con el paso del tiempo, la premisa del técnico consiste en monopolizar la posesión del balón con el objetivo de desarticular el muro defensivo rival, un factor que integra el ADN de Barcelona desde la época del holandés Rinus Michels. Laterales que se proyectan simultáneamente, volantes con excelso manejo de la pelota y llegada al área, presión elevada y reducción de los espacios son otros de los aspectos de la estrategia del ex enganche que seducen en Cataluña.

En cuanto a los resultados, las estadísticas le brindan un inapelable respaldo. Hasta el momento, dirigió 279 partidos en el club argentino y cosechó 144 victorias, 80 empates y 55 derrotas (61% de efectividad de puntos obtenidos). En ellos, convirtió 472 tantos y recibió 246, lo que resulta en una diferencia positiva de goles de 226. Mientras que, en los enfrentamientos con los equipos grandes del país, posee un saldo a favor: 20 triunfos, 11 igualdades y 12 caídas.

3

El principal apartado de su trayectoria en el conjunto de la banda es que logró 10 títulos y se erigió como el técnico más ganador en la historia de la institución, superando a Ramón Díaz (nueve). Las conquistas se dividen en siete internacionales (dos Libertadores, una Sudamericana, tres Recopas Sudamericana y una Suruga Bank) y tres locales (dos Copas Argentina y una Supercopa).

Además, ostenta la marca de haber derrotado a Boca en cinco series de eliminación directa y, en la Supercopa Argentina y Libertadores de 2018, se dio el lujo de proclamarse campeón venciendo a su eterno rival en el Superclásico. Pese a esto, mantiene una cuenta pendiente: adueñarse del Mundial de Clubes. En la última edición, cayó en la semifinal ante Al Ain y, en 2015, perdió en la final frente al Barcelona de Lionel Messi, Luis Suárez y Neymar.

La actitud, la capacidad para regular los egos existentes en el vestuario y la templanza que exhibe en los momentos más complejos completan el perfil de Gallardo, quien también alzó un trofeo en su era en Nacional de Uruguay. Mientras River goza de sus virtudes, en Cataluña observan a la distancia cada uno de los detalles del exitoso ciclo. ¿Comienza un nuevo capítulo?