La jugada maestra de Riquelme: los motivos de su alianza con Ameal

Román protagonizó una revolución en el escenario político de Boca al confirmar que será candidato a vicepresidente segundo del principal exponente de la oposición. ¿Cómo se gestó el pacto?

El suceso del 9 de noviembre de 2018 fue el punto de partida. Luego de que Boca cayera ante River en el césped del Santiago Bernabéu en la final de la Copa Libertadores, comenzó a gestar su regreso por expreso pedido de Agustín, su hijo. La idea germinó a un ritmo paciente y, un año más tarde, puede brindar frutos: tras las elecciones presidenciales del domingo 8/12, Juan Román Riquelme podría volver al patio de su casa para iniciar su carrera como dirigente.

El ex futbolista, uno de los máximos ídolos del Xeneize, revolucionó el escenario político de la institución, sólo unas horas antes del cierre de las listas que se llevó a cabo en la medianoche del miércoles, al confirmar que será candidato a vicepresidente segundo en la fórmula que encabeza Jorge Amor Ameal y cuenta con Mario Pergolini como aspirante a la primera vicepresidencia.

En enero, junto con su hermano Cristian y Daniel Bolotnicoff, su agente, el astro mantuvo conversaciones con el líder del frente Juntos por Boca, que se erigió como el principal exponente de la oposición. En agosto, hizo lo propio con José Beraldi, quien también pregona una idea opuesta a la de la actual conducción e incluso reveló que se reunió tres veces con Román, pero que lo que les solicitó resultaba inaceptable.

1

Mientras tanto, en el transcurso del año, se produjeron reiterados encuentros con los representantes del oficialismo, el mandatario Daniel Angelici, y el postulante del partido, Christian Gribaudo. La intención del ex enganche consistía en analizar la propuesta de cada uno, tener conocimiento sobre el cargo que le ofrecerían y asegurarse de que no fuera utilizado como un ‘caballito de batalla’, un término que él mismo manifestó en una de sus recientes declaraciones públicas.

Desde entonces, el plan del oriundo de San Fernando ingresó en un terreno definitorio. El 17 de septiembre, anunció oficialmente que el 12/12, jornada en la que celebra el Día del Hincha de Boca, realizaría su partido de despedida. En este escenario, los oficialistas vislumbraron el encuentro homenaje como una posibilidad para seducirlo. A punto tal que aceptaron encargarse de los detalles de la organización e, incluso, el presidente de la Nación, Mauricio Macri, intentó convencerlo.

2

Las charlas continuaron con su curso habitual, pero se produjo un hecho inesperado. Riquelme llamó a la unidad política para formar una utópica lista única para obrar por un objetivo en común: el bienestar del club de La Ribera. De inmediato, Angelici invitó a una asamblea a las 15 agrupaciones (se presentaron 11) para cumplir con el pedido.

Sin embargo, la alianza fracasó y el ex volante de la Selección Argentina debió adoptar una decisión: apoyar a uno de los candidatos o mantenerse en un campo neutral, al igual que lo sucedido en los comicios de 2015, donde se limitó a sufragar.

El pasado viernes, su hermano comunicó que dialogaría con el oficialismo y con Ameal antes de asumir una determinación sin marcha atrás. Justamente, ese mismo día, la cuenta de Instagram que publicaba contenido sobre el duelo de despedida (todosobreromán10) hizo su último posteo. Es decir, que el pensamiento de postergar el compromiso ya rondaba por la cabeza del emblema de la institución.

3

Consciente de que en su poder contaba con el joystick que podía modificar el rumbo de la carrera, el martes presenció un cónclave con Ameal y sellaron el acuerdo. Pergolini le propuso ser vicepresidente 1°, pero con gentileza, y apreciando el gesto, lo declinó. Los tres protagonistas coincidieron en que lo ideal es que se haga cargo de las cuestiones futbolísticas y que esté respaldado por otros ex jugadores. “Desde el técnico hasta las divisiones infantiles”, detalló el ex presidente en diálogo con No Todo Pasa, de TyC Sports.

La cercanía que mantiene con Ameal se intensificó desde 2010, cuando el dirigente ocupaba el cargo más importante y le renovó el contrato por cuatro años. En aquel entonces, Angelici, quien ejercía como tesorero, criticó la postura y presentó su renuncia al estar en desacuerdo con la extensión y el aumento salarial del vínculo por la edad del jugador.

Luego del voto de silencio de los integrantes de la lista, y casi 365 días después del pedido de Agustín, Riquelme hizo público su deseo de empezar su trayectoria en la política defendiendo a la oposición que representa Ameal y generó síntomas de desazón y desesperación en el oficialismo, que confiaba en la posibilidad de incorporarlo. ¿Será el encargado de culminar con la filosofía macrista que reina en Boca desde 1995?