El lado oculto de Salvio: un negocio exitoso en el mundo de los videojuegos

El nuevo futbolista de Boca es propietario de una marca que diseña joysticks personalizados para usuarios de PlayStation 4.

Eduardo Salvio se convirtió en el tercer refuerzo de Boca para la próxima temporada luego de una extensa novela y una ardua negociación con el Benfica. El Xeneize abonó siete millones de euros para adquirir los servicios del volante, quien firmó su contrato por tres años y posó con la camiseta de su nuevo equipo junto al director deportivo del club, Nicolás Burdisso, y el secretario general, Christian Gribaudo.

Las cualidades técnicas y la trayectoria del futbolista surgido de las divisiones inferiores de Lanús son de público conocimiento. Sin embargo, el mediocampista externo tiene una pasión que no es conocida por los simpatizantes del club de La Ribera, que comienzan a descubrir detalles sobre la vida de la nueva incorporación del plantel de Gustavo Alfaro.

1

El Toto es fanático de los videojuegos y es propietario de una marca que diseña joysticks personalizados para los usuarios de PlayStation 4. El oriundo de Avellaneda comenzó a construir el proyecto durante su estadía en el Benfica y, a fines de noviembre del 2018, lanzó “TS Warrior Player”.

Los gamers de todo el mundo pueden crear el boceto que gusten con un amplio abanico de variantes para sus controles. El portugués Henrique Goncalves es el encargado de brindar asistencia para producir los formatos seleccionados por los jugadores.

2

En febrero de este año, Salvio anunció la apertura de su primer local con venta al público en el “El Corte Inglés”. El centro comercial, que tiene sucursales en diferentes países, se encuentra ubicado en Lisboa en la Avenida António Augusto de Aguiar 31. “Nuestros joysticks personalizados son un tributo a cada usuario por su deseo de ganar y de ser único”, expresó con emoción el volante en la presentación del negocio.  

Los mandos son utilizados por jugadores profesionales de eGames que representan a Portugal en competiciones internacionales. Además, también es furor en el ambiente de los futbolistas. En la cuenta oficial de Instagram de la marca, se observa a Paulo Dybala con un bosquejo con los colores de la Juventus, su apellido y una imagen suya realizando la “Dybala Mask”.

3

Además, trasciende rivalidades del deporte. Jonas, del Benfica, y Bruno Fernandes, del Sporting de Lisboa, lucieron sus propios controles con los colores de los equipos de la Primeira Liga.

Los precios de los joysticks oscilan entre 80 y 140 euros (uno estándar cuesta 60 euros). Cuenta con una innumerable cantidad de diseños: desde Los Simpsons y The Avengers, pasando por el Fortnite, Batman, Spiderman y Dragon Ball, hasta Game of Thrones y Vikings.

4

5

 

6