Montillo, con varios pretendientes

El enganche finaliza contrato con Tigre y, además de la oferta del Matador, tiene varios equipos interesados en contratarlo: lo pretenden desde Chile, Brasil y Argentina.

La ansiedad y la desazón que invaden a las personas en determinados momentos de la vida pueden derivar en la toma de decisiones apresuradas. El caso de Walter Montillo lo ratifica. A mediados de 2017, cuando jugaba para el Botafogo de Brasil, una lesión de gravedad le hizo decir basta y optó por retirarse de la actividad profesional. Seis meses después, cuando ya había dado marcha atrás y se entrenaba con Tigre, sufrió una rotura de ligamentos en la rodilla derecha. Sin embargo, jamás claudicó en su intención de volver a disfrutar del fútbol y en la actualidad, a los 35 años, es una de las figuras del fútbol argentino.

El talentoso enganche, con su capacidad para construir juego, es uno de los pilares fundamentales del Matador de Victoria, que pese a haber perdido la categoría es uno de los animadores de la Copa de la Superliga, donde se encuentra en los cuartos de final (el sábado recibe a Racing). Por eso, la Ardilla es observado con detenimiento por más de un equipo del continente. 

El contrato del futbolista con Tigre finaliza el próximo 30 de junio y desde la institución pretenden renovar su vínculo para que continúe siendo uno de los emblemas del equipo, que la próxima temporada disputará la B Nacional con el objetivo de retornar rápidamente a Primera. La oferta del Matador es prioridad para Montillo, a quien no le importaría disputar la Segunda División del fútbol argentino. La única condición es que mantengan la base actual del plantel. 

Montillo.

El volante ofensivo también se encuentra seducido por el interés de la Universidad de Chile, uno de sus ex clubes. En la institución trasandina, donde jugó entre 2010 y 2013, disputó 85 partidos y marcó 15 goles. Sin embargo, el actual jugador de Tigre y su representante manifestaron que desde la U deberán ser pacientes y esperar. Esto se debe a que Montillo no mantiene una buena relación con la dirigencia de aquel club.

Además de contar con diversas ofertas de la Superliga Argentina, como el propio futbolista reconoció, también es seguido por equipos del Brasileirao. Una liga que conoce bien ya que vistió la camiseta del Santos, donde fue compañero de Neymar, Cruzeiro y Botafogo.