Murió Juan José Pizzuti, leyenda de Racing y gloria del fútbol argentino

El artífice del equipo más importante en la historia de la Academia falleció a los 92 años. En el club de Avellaneda, se convirtió en ídolo como futbolista y creó un legado imborrable como técnico.

Juan José Pizzuti, uno de los ídolos más destacados de Racing, falleció en las últimas horas a los 92 años. La institución de Avellaneda comunicó la noticia a través de sus redes sociales y le brindó sus condolencias a la familia de una de las leyendas más relevantes del fútbol argentino como futbolista y entrenador.

“Racing Club lamenta profundamente el fallecimiento de Juan José Pizzuti, pieza indispensable en la historia del Primer Grande. La institución acompaña a su familia y afectos en este momento de dolor”, expresó la Academia para despedir al artífice del equipo más exitoso en la historia del club, que como técnico ganó el torneo local de 1966, la Copa Libertadores 1967 y la Copa Intercontinental del mismo año.

1

El oriundo de Buenos Aires, en el barrio de Barracas, comenzó su carrera en 1947 en Banfield. En el Taladro, exhibió un llamativo rendimiento y, tres años después de su presentación, se erigió como el máximo goleador del certamen doméstico, con 27 anotaciones. Como consecuencia, ingresó en la órbita de River y Boca, pero decidió continuar con su trayectoria en el Millonario, que lo contrató en 1951.

Luego de un efímero ciclo en la entidad de Núñez, donde actuó durante sólo una temporada, Tito arribó a Racing en 1952. La transferencia determinó un punto de quiebre para la Academia, que un año más tarde observaba que el delantero volvía a ser el goleador de la liga y empezaba a retribuir la apuesta que habían efectuado los directivos.

2

El inicio positivo de la relación entre ambos fue el principio un romance eterno y fructífero. En la etapa como jugador, el atacante se proclamó campeón en dos ocasiones (1958 y 1961) y logró 118 gritos en 215 partidos, una cifra que en la actualidad le permite continuar siendo el cuarto máximo artillero de la institución, por detrás de Alberto Ohaco (198), Alberto Marcovechio (179) y Evaristo Barrera (136).

Además, tuvo dos pasos por Boca y conquistó el título de liga en 1962. El nivel que demostró con el transcurso de los años propició que fuera convocado a la Selección Argentina y formó parte de la obtención de la 12° Copa América de la Albiceleste.

Sin embargo, el legado más importante que construyó durante su aventura en Racing fue desde los bancos. Fue el creador del legendario “equipo de José” que alzó el campeonato local de 1966, la Libertadores 1967 y se convirtió en el primer elenco argentino en proclamarse campeón del mundo al derrotar al Celtic de Escocia en la Intercontinental 1967.

Experimentó otros tres ciclos: el segundo en 1974, el tercero en 1983 y el cuarto en 1993. También estuvo al mando de la Selección Argentina (1970-1972), Chacarita, Nueva Chicago, Colón de Santa Fe e Independiente de Medellín de Colombia.