Nicolás Domínguez, el inesperado goleador de la Superliga que goza Vélez

El volante del elenco de Gabriel Heinze se erigió como una de las revelaciones del certamen colaborando en defensa y en ataque, lo que le permitió marcar cuatro tantos y ser citado a la Selección.

En los últimos años, se intensificó en la Argentina la necesidad de que surgieran volantes que aportaran la misma jerarquía en labores ofensivas y defensivas. Es decir, el denominado “box to box” en Inglaterra, que se traduciría al castellano en un componente de la zona medular que arriba con peligro al área rival y defiende con tenacidad el arco propio. En la actualidad, Nicolás Domínguez ingresa en esa categoría.

El mediocampista de Vélez siempre destacó por su fortaleza en la marca y la lectura para anticiparse a las acciones contrarias, pero, en el inicio de la presente temporada, exhibió la relevancia que implica su presencia en ataque: tras siete fechas, se erigió como el máximo goleador de la Superliga, con cuatro tantos.

Desde que Gabriel Heinze arribó a la dirección técnica de la institución, el futbolista, oriundo de Buenos Aires y de 21 años, se consolidó como uno de los principales pilares en la estructura táctica diseñada por el entrenador: disputó 51 partidos y actuó como titular en 50 de ellos, una estadística que resalta su importancia para el Gringo.

El futbolista formado en las Divisiones Inferiores del elenco de Liniers se afianzó como interior derecho en un sistema 4-3-3. Mientras en el centro se han desempeñado Gastón Giménez, Fernando Gago y Pablo Galdames, según el encuentro, para garantizar una efectiva salida, Domínguez y Lucas Robertone, desde la izquierda, se encargan de aportar dinámica y apoyar a los tres delanteros ofreciéndose como alternativas para culminar las jugadas.

Los tantos que convirtió en la actual edición del certamen local ratifican su novedosa injerencia ofensiva. Frente a Racing, le sacó rédito a una desatención de Iván Pillud, se filtró por el sector izquierdo y venció la resistencia de Gabriel Arias.

Luego, ante Newell’s, celebró en dos oportunidades con un olfato depredador. Primero, se posicionó a la misma altura que Maximiliano Romero, el 9 del equipo y quien lo asistió para que anotara. Más tarde, aprovechó un callejón para avanzar sin la posesión de la pelota y definió de cabeza en el punto de penal. El pasado domingo, contra River, se aventuró en el área con balón dominado y superó a Franco Armani con un remate cruzado.

El destacado nivel que demostró Domínguez le permitió obtener dos recompensas: fue transferido al Bologna de Italia a cambio de 9.500.000 euros, permaneciendo cedido en el Fortín hasta diciembre de este año, y realizó su debut en la Selección Argentina en el empate 0-0 ante Chile el jueves 5 de septiembre.