Los puntajes de Boca en el Superclásico

El empate 0-0 en el Monumental erigió la figura de Esteban Andrada, quien evitó la derrota del equipo de Gustavo Alfaro con sus intervenciones. Carlos Tevez exhibió un destacado nivel cuando ingresó.

Esteban Andrada (7): Fue el principal sostén defensivo del equipo de Gustavo Alfaro. Brindó tranquilidad a los componentes de la defensa con sus intervenciones. Controló con facilidad un disparo de Ignacio Fernández y otro de Nicolás De La Cruz, y desactivó el peligro en reiteradas ocasiones anticipándose a las jugadas. Además, se convirtió en el arquero con más minutos con la valla invicta en la historia de la institución (868).

Marcelo Weigandt (4,5): El lateral derecho fue superado en más de una oportunidad por De La Cruz. También exhibió inconvenientes cuando Nacho Fernández se recostó sobre su sector y generaba asociaciones con Milton Casco. Se proyectó de manera esporádica y no aportó en la faceta ofensiva.

Lisandro López (6): Fue el punto más alto de la defensa. La rápida amonestación que recibió no lo limitó a la hora de marcar y logró controlar a Rafael Santos Borré y Lucas Pratto, según los desplazamientos que realizaban los delanteros.

Carlos Izquierdoz (5): Impuso su jerarquía en los duelos aéreos y en pocas ocasiones fue superado. En la vía terrestre, tuvo problemas ante la velocidad de los atacantes de River. Un error suyo en una salida desde el fondo propició una chance de peligro para el Millonario y culminó siendo amonestado.

Frank Fabra (5): La displicencia que aplicó en ciertas jugadas derivó en que perdiera la posesión en zonas comprometedoras del campo. Pese a que no colaboró demasiado en ataque, donde radica su fuerte, no sufrió demasiado en defensa.

Nicolás Capaldo (5,5): Con una intensa presión, cumplió con la tarea de impedir las intervenciones de Enzo Pérez en la construcción del juego. Aportó dinámica durante todo el enfrentamiento y fue una de las herramientas que utilizó Boca para huir del asedio. En el complemento, Fernando Rapallini le mostró la tarjeta amarilla a los 10’ y estuvo condicionado.

Iván Marcone (5): La postura defensiva de Boca no favoreció sus cualidades para contribuir en el circuito de la pelota. Comprendió los momentos del partido y relevó a Fabra en varios pasajes.

Daniele De Rossi (5): Se posicionó de manera correcta entre los marcadores centrales y cubrió los callejones por los que podía progresar el rival. Ordenó a sus compañeros, en especial, a los juveniles Weigandt y Capaldo.

Alexis Mac Allister (6): Al cambiar de posición en el primer tiempo y ocupar zonas centrales se erigió como el primer eslabón en la creación de los contragolpes. Estuvo activo, se ofreció como opción de descarga con frecuencia e intentó, sin éxito, habilitar a Jan Hurtado. En el segundo tiempo, tuvo un remate que obligó la reacción de Franco Armani.

Franco Soldano (5,5): Pese a desarrollar una función ajena para él, como volante derecho en la faceta defensiva, aportó sacrificio y cubrió las proyecciones al ataque de Casco. En la ofensiva, lanzó un pase en profundidad que permitió un disparo de Mac Allister.

Jan Hurtado (4): Aislado en el ataque, y sin compañía, fue superado por Paulo Díaz y Lucas Martínez Quarta en los enfrentamientos aéreos y terrestres. Cometió una dura infracción sobre Díaz que le pudo haber valido la tarjeta roja (fue amonestado).

Sebastián Villa (4): Ingresó a los 15 minutos del complemento, pero no consiguió inquietar con su velocidad y cometió reiteradas faltas en la disputa de la pelota.

Emanuel Reynoso (5): Aunque no participó demasiado, en sus pocas intervenciones le brindó mayor claridad a su equipo con el balón, pero carecía de socios. Jugó los últimos 21’ del partido.

Carlos Tevez (6): Entró a los 31’ del segundo tiempo y revolucionó el ataque de Boca. Se desplazó por lo ancho de la cancha y sus compañeros descansaban cuando le cedían la pelota. Protagonizó la chance más importante con la ejecución de un tiro libre que Armani desvió hacia el tiro de esquina.