Santiago Cáseres, el volante que quiso River y es pretendido por Boca

El mediocampista no disputó ningún partido en la temporada de Villarreal, donde fue marginado por el entrenador Javi Calleja, y es uno de los candidatos de Riquelme para reforzar al Xeneize.

El hermetismo que predomina en Boca desde la asunción de la Comisión Directiva encabezada por el presidente Jorge Amor Ameal, contrasta con el trabajo que se encuentran realizando en silencio los nuevos directivos. Uno de ellos es Juan Román Riquelme, quien desde que regresó a la institución se abocó a analizar la situación contractual de los futbolistas del plantel y a sumergirse en la búsqueda de refuerzos para el inicio de 2020.

El vicepresidente segundo contempla diferentes posibilidades en el mercado de pases y en la nómina de posibles incorporaciones se filtró un nuevo candidato: Santiago Cáseres, quien fue pretendido por Marcelo Gallardo para reemplazar a Exequiel Palacios en la mitad de la cancha de River. Sin embargo, el Millonario claudicó sus intentos debido a las complicaciones que surgieron en la negociación.

Las características del volante de 22 años, quien posee una excelsa técnica y una buena visión periférica, son del agrado del ex enganche. En este sentido, habría mantenido las primeras conversaciones con los dirigentes de Villarreal, donde conserva relaciones desde su ciclo como jugador del Submarino Amarillo entre 2003 y 2006.

El oriundo de Ituzaingó atraviesa una situación particular en el elenco español. En la temporada 2018/19, en su primera experiencia en Europa, se afianzó en la entidad de la provincia de Castellón y participó de 34 partidos (26 en condición de titular).

Pero el panorama se modificó cuando Javi Calleja volvió a la dirección técnica del equipo sólo 50 días después de haber sido despedido. Desde entonces, el mediocampista no ingresó con frecuencia en la consideración del entrenador. En la actual campaña, no disputó ningún encuentro y formó parte del banco de los suplentes únicamente el pasado 30 de noviembre en la derrota frente a Valencia en condición de visitante.

En este escenario, desea buscar una salida para gozar de mayor continuidad y vislumbra como un potable destino al conjunto de La Ribera. En caso de que se concrete su transferencia, regresaría a la Superliga un año y medio después de haber sido vendido por Vélez, donde realizó su debut profesional, a cambio de 10 millones de euros.