Tomás Pochettino, el jugador Don Balón de la cuarta fecha de la Superliga

El volante ofensivo fue la figura en el histórico triunfo de Talleres 1-0 ante River. El ex Boca fue uno de los pilares del elenco cordobés, que se llevó los tres puntos del Monumental tras 29 años.

La cuarta fecha de la Superliga brindó el histórico triunfo de Talleres por 1-0 ante River. Uno de los responsables de que el elenco cordobés lograra los tres puntos en el Monumental luego de 29 años fue Tomás Pochettino, quien fue elegido por los especialistas de Don Balón como el mejor futbolista de la jornada.

El jugador surgido en las divisiones inferiores de Boca fue el volante más adelantado en el sistema táctico diseñado por el entrenador Alexander Medina, quien apostó por un 3-1-4-2 en posición de ataque. El mediocampista ofensivo, de 23 años, comenzaba como interior izquierdo. La zona opuesta se encontraba a cargo de Juan Ignacio Méndez, mientras que Adrián Cubas fue el más retrasado de los tres.

1

En el complemento, el ex Defensa y Justicia habilitó a Nahuel Bustos en el gol que posibilitó la victoria del visitante, completó 23 de 30 pases en los 75 minutos que disputó y culminó el duelo con cuatro recuperaciones de pelota.

En el transcurso del compromiso, se transformó en una pesadilla para el Millonario ocupando los espacios a las espaldas de los centrocampistas locales. Cada vez que tuvo un centímetro de ventaja, intentó profundizar con envíos filtrados que causaron mucho daño. Desde esa vía, Bustos desperdició tres ocasiones para convertir.

2

Los pases se orientaban a la zona frágil de la defensa de la entidad de Núñez, que se hallaba en los resquicios entre los marcadores centrales y los laterales de cada sector. Paulo Díaz y el juvenil Elías López fueron los más perjudicados por la estrategia.

Por momentos, se convertía en un tercer componente del sector ofensivo junto a Bustos y Jonathan Menéndez, quien modificaba su sector de influencia según la jugada. En esas acciones, Enzo Díaz y Franco Fragapane tuvieron la misión de brindarle amplitud al equipo para concederle más callejones por el centro a Pochettino y Méndez.

3

En defensa, la tarea de la figura de la fecha consistió en presionar a Enzo Pérez en la salida terrestre y en el comienzo de la construcción de los ataques de River. El ex Valencia no gozó de comodidades y no tuvo gran injerencia en el enfrentamiento.

Luego de que Talleres se pusiera en ventaja en el marcador, y mientras no contaba con la posesión, fue habitual observar a Pochettino alejado de la fracción del campo donde se encontraba la pelota para que, una vez que sus compañeros recuperaban la tenencia, ser el primer eslabón de los contragolpes y Bustos el segundo y el último. Pep Guardiola denomina a ese movimiento como la teoría de los descolgados.

4