Wanchope Ábila y Mauro Zárate podrán jugar el primer Superclásico

Los delanteros volvieron a entrenar a la par de sus compañeros y podrían sumar minutos el sábado ante Newell's. Esteban Andrada trabajó de manera diferenciada y será resguardado contra la Lepra.

La cuenta regresiva para el primer Superclásico por la semifinal de ida de la Copa Libertadores ingresa en la última recta. En Casa Amarilla, Gustavo Alfaro diagramó este mediodía un nuevo entrenamiento y esbozó una sonrisa pensando en la visita al Monumental del próximo martes: Ramón Ábila y Mauro Zárate volvieron a entrenar a la par de sus compañeros y, si no se producen inconvenientes, serán de la partida para enfrentar al elenco de Marcelo Gallardo.

La lesión de Wanchope era la más compleja: el 28 de agosto debió ser reemplazado por Franco Soldano en el complemento de la revancha ante Liga de Quito, por los cuartos de final del certamen continental, y el parte médico indicó que había sufrido una avulsión parcial en el aductor derecho.

Luego de trabajar en doble turno durante varias jornadas, con la compañía de un kinesiólogo de la institución, cumplió con una rutina de definición en la antesala al partido del último fin de semana con San Lorenzo. En el comienzo de esta semana, fue exigido y participó de un fútbol reducido en el que los dos equipos estaban compuestos por ocho jugadores.

El entrenador podría incluirlo entre los suplentes, con la intención de que sume minutos en el segundo tiempo, cuando reciban a Newell’s el siguiente sábado en La Bombonera. Zárate, por su parte, formaría parte de la alineación titular en el compromiso con el conjunto de Rosario.

El ex delantero de Vélez se encuentra en condiciones físicas de regresar a la actividad oficial tras haberse recuperado de un desgarro en el sóleo derecho, que padeció en el primer enfrentamiento con la entidad de Ecuador, donde no logró completar los 45 minutos iniciales. En el cotejo con el Ciclón, fue uno de los relevos, pero el técnico se decantó por la entrada de Carlos Tevez, Eduardo Salvio y Jan Hurtado.

Además, Esteban Andrada y Soldano practicaron de manera diferenciada. El arquero, quien solicitó la atención médica en el Nuevo Gasómetro por una molestia, será resguardado de cara al choque con River y Marcos Díaz será el encargado de defender la valla frente a la Lepra. El atacante, quien adquirió protagonismo en los recientes partidos, tampoco tendría problemas para jugar con el Millonario.