El gran ganador en la 'guerra' Morata-Benzema (y no es ninguno de los dos)

El excelente mes de octubre del delantero internacional español ha abierto más que nunca el debate sobre su titularidad.

La fantástica temporada que está realizando hasta ahora Álvaro Morata partiendo desde el banquillo en el Real Madrid ha terminado por instalar el tan temido debate en bares, tertulias deportivas, medios y público en general: ¿Debe ser titular el español y pasar Karim Benzema a la suplencia en base al estado de forma de ambos? ¿Está siendo injusto Zinedine Zidane con el madrileño? ¿Es acaso el francés su 'protegido', o el del club? Estamos sólo a mes de noviembre, y todavía con toda la campaña por delante la discusión entre los partidarios de uno y otro futbolista empieza a hacerse insoportable.

 

Pero el caso es que, como realidad de fondo, enmarañada por el calor de la discusión, subyacen varias verdades que no pueden sino ser positivas. Tanto para el Real Madrid como equipo como para Zidane como técnico, y para la afición merengue en cuanto a estar feliz con sus jugadores. La más clara de todas es que pese a las dudas, Morata está rindiendo a la perfección tras dos años en la Juventus. Lleva siete goles entre todas las competiciones y ha salvado ya dos veces al equipo de pinchazos importantes, frente al Sporting de Portugal y ante el Athletic de Bilbao. Y todo jugando menos que Benzema.

 

 

Es evidente que el estado de forma del ariete francés no es el mejor ahora mismo, y que seguramente comparando el momento de ambos, quizá el español debería estar por delante, pero ante esto, el técnico del Real Madrid es claro: "Vosotros (refiriéndose a la prensa) siempre estáis con lo mismo, a mí me interesa el grupo". En verano, casi todos los analistas y medios deportivos aventuraron que no podría existir una convivencia entre ambos jugadores, y también muchos sugerían que esa fórmula de rotación entre ambos podía conllevar a que ninguno de los dos rindiera como se necesitaba. La realidad está demostrando que no es así.

 

Con el aporte de Morata, entre otras cosas, el Madrid está pudiendo permanecer invicto en todas las competiciones cuando hemos arrancado el tercer mes de competición, sin notar la baja forma tanto de Benzema como de otros jugadores importantes de la plantilla. Por no contar con las múltiples bajas que llevan asolando al grupo desde que comenzó el curso. Aportación de la segunda unidad, en un plantel en el que, juegue quien juegue, hagan que el Madrid se mantenga más o menos a un nivel competitivo muy alto. Factor que no había existido en las últimas temporadas, y que ahora ha ganado el grupo.