Real Madrid sigue muy de cerca a dos joyas de River y a una de Boca

El club blanco continúa con su política de fichajes jóvenes y de futuro. Por eso, ya puso los ojos en un ex Millonario, una de sus figuras y a un ex Xeneize que la rompe en Italia

El Real Madrid ya sabe que podrá fichar en el verano de 2017, aunque dado el estado de su actual plantilla no retocará esta en exceso. Sí podría, sin embargo, seguir engrosando su lista de fichajes 'Babys', es decir, futbolistas jóvenes que después cede o que incorpora a su equipo filial con vistas a que compongan la plantilla del futuro en el primer equipo. Lo hizo con chicos como Odegaard, Asensio, Vallejo o Sergio Díaz, y ahora sigue a muchas más perlas del fútbol mundial.

 

Tres de ellas son argentinas, y por unos motivos u otros están en boca de todos últimamente.

 

El primero de ellos, es Leandro Paredes. Este joven mediapunta del Empoli (cedido por la Roma) ha empezado su carrera en Europa en Italia, donde se está ganando un buen cartel a base de buen juego y goles. Tiene 22 años y ya alguna experiencia en Europa, donde ha estado en el Chievo Verona antes de ser cedido a su equipo actual. En Boca Juniors, club del que procede en Argentina, le compararon en su día con Juan Román Riquelme. Además, le siguen varios equipos ingleses y también el Barça. Acaba contrato este verano, por lo que sería una operación perfecta para fastidiar al eterno rival.

 

 

Sebastián Driussi. Este delantero goleador está siendo la auténtica senación de River Plate en cuanto a referencia en ataque en los últimos tiempos. En Argentina se está ganando un nombre. Acumula 13 goles en 22 partidos esta temporada, 10 en 14 fechas de Liga. Tiene solo 20 años y en la Serie A ya se han fijado en él, por lo que el Real debería actuar rápidamente si quiere intentar conseguir una opción de tanteo por el jugador.

 

Giovanni Simeone. Les suena, ¿verdad? Parece muy complicado que el hijo de un icono histórico del Atlético de Madrid como el Cholo Simeone pueda acabar jugando en el Real Madrid. Pero es que sus condiciones están demostrando ser cada vez mejores, y seguramente a su padre le interese cualquier futuro que sea bueno para su hijo. Gio Simeone es la estrella del Genoa y un delantero prolífico, y eso nunca pasa desapercibido en las oficinas de Concha Espina.