Piden una 'burrada' al Madrid por un fichaje (y Zidane descuelga el teléfono)

El club blanco está muy atento a todos los jugadores susceptibles de dominar el fútbol europeo en los próximos años.

El Real Madrid ya se encuentra planificando el futuro, y se espera que lleve a cabo varios movimientos de fichajes el próximo verano, una vez que se ha levantado la sanción FIFA contra los blancos. Además, es tiempo de elecciones en el club blanco y aunque todo apunta a que Florentino Pérez se sentará otros cuatro años en el sillón presidencial sin tener que batallar con nadie en unos comicios, el presidente quiere renovar la confianza de los socios con algún fichaje Galáctico.

 

 

Se espera, por tanto, alguna contratación de postín, pero también llegadas que concuerden con la nueva política que la entidad de Concha Espina lleva algunas temporadas implementando. Esta es, la de fichajes de futbolistas muy jóvenes que están destinados a convertirse en las estrellas del fútbol mundial en el futuro. Uno de los últimos nombres que ha 'explotado' en ese sentido es el del francés Kylian Mbappé, del Mónaco. Este espigado atacante deslumbró hace pocos días en el estadio Etihad de Manchester, marcando y jugando un partidazo ante el City de Pep Guardiola en la Champions League.

 

Mbappe

 

Mbappé, conocido admirador de Cristiano Ronaldo y que ya estaba siendo seguido por varios grandes conjuntos europeos, entre ellos el propio Real Madrid, tiene un futuro rosado a sus 18 años. Y por eso, en el club ya se han adelantado a preguntar por su situación de cara a un futuro traspaso si es que finalmente se considera que merece la pena. Pero la primera respuesta del equipo del Principado ha sido de todo punto una locura: 60 millones de Euros piden los monegascos por el joven atacante, una cifra desorbitada por un jugador todavía por terminar de formarse.

 

A Mbappé ya le comparan con Thierry Henry en Francia, y el Mónaco no lo ha dudado a la hora de 'subirse' a la parra por el futbolista, consciente de que puede pegar un auténtico 'pelotazo' con él en el mercado. Pero en el Real Madrid ya conocen a los dirigentes de la entidad gala, puesto que hace tres campañas ambos clubes ya negociaron por el traspaso millonario de James Rodríguez al equipo blanco.

 

No está dispuesto el Real a tirar la casa por la ventana, pero confía en que el deseo del jugador, su afinidad con Cristiano y el hecho de que Zidane, un ídolo en el país, sea el entrenador de los merengues, acabe por facilitar una hipotética operación. Desde luego, no es una prioridad para el equipo y así se lo ha hecho saber el técnico al presidente. Quedan muchos meses todavía y estamos en el inicial y clásico 'juego de cifras' que llevará a otro tipo de escenario.