Mourinho se la juega a Morata por la espalda (y el Real Madrid advierte al United)

El futuro del delantero sigue siendo una incógnita, aunque todo apunta a que quedará arreglado esta semana.

Álvaro Morata sigue decidido a marcharse del Real Madrid. Ni siquiera el terremoto provocado por el caso Cristiano Ronaldo y la posibilidad que ha habido durante días de que una salida del portugués pudiera dejar un hueco brutal en la plantilla y, de ese modo, darle más galones al canterano, le ha quitado de la cabeza al Manchester United. Los guiños del futbolista recién casado a los Diablos Rojos son constantes y los movimientos de su entorno para forzar su marcha del conjunto merengue, notables.

 

Lo último que hemos conocido es de este mismo lunes. El agente y el padre de Morata volvieron a visitar el Bernabéu buscando una solución a un problema de enquistamiento por parte de las dos entidades, inglesa y española, y así facilitar el traspaso. El Madrid sigue enrocado en sus 80-85 millones, y no parece que vaya a salir de ahí. El Manchester United no parece llegar todavía a esa cantidad. Lo que está claro es que el jugador considera que ha quemado su etapa de blanco, y por tanto Zidane deberia hacerse a la idea de que no podrá contar con él el próximo curso.

 

 

Mourinho. Para colmo, las noticias que llegan por otro lado y desde Inglaterra apuntan a que Morata tampoco lo tendrá nada fácil para jugar en el Manchester United como referencia clara en ataque. Jose Mourinho no tiene sólo al español en mente, sino que quiere reforzar la plantilla con más delanteros de primer nivel. Este lunes se habla sobre un interés de los Red Devils en el belga Romelu Lukaku, a quien curiosamente también quiere el Chelsea de Antonio Conte, el hombre que en su día fichó a Morata para la Juventus, y que también ha estado interesado en el jugador este verano para los 'Blues'.

 

Morata podría llegar a competir incluso con el propio Zlatan Ibrahimovic por el puesto, ya que el sueco todavía tiene opciones de mantenerse en la plantilla del United, aunque en este caso su regreso se antoja lejano aún. De cualquier forma, varias cosas parecen estar ya claras: ni Morata está dispuesto a seguir en el Madrid, ni tiene actitud para hacerlo; y en el Manchester también tendrá que ganarse un sitio como titular.