¡Ojo! La reunión de Jorge Mendes a espaldas de Diego Costa (y del Atlético de Madrid)

El futuro del delantero hispano brasileño podría cambiar repentinamente.

La operación para devolver a Diego Costa al Atlético de Madrid ha entrado en una fase de ‘guerra fría’. El futbolista permanece alejado de la actualidad del Chelsea, sabiéndose descartado por Conte y esperando una resolución que le permita irse ya al Atlético de Madrid para empezar a entrenar a las órdenes del Cholo Simeone aunque por ahora no pueda ser inscrito debido a la sanción FIFA. Mientras tanto, los ‘Blues’ siguen tratando de sacar 50 millones de euros por el internacional con la Roja, cifra que desde el Atlético se niegan a pagar.

 

Y entre tanto, parece que el agente de Diego Costa se mueve por su cuenta. Según medios italianos, Jorge Mendes se habría reunido en las últimas horas con emisarios del AC Milan. La reunión habría tenido lugar en la isla de Cerdeña y en la misma se habrían afrontado dos posibles operaciones: de un lado, que Costa juegue vestido de rossonero hasta enero, fecha en la que sería inscrito por el Atlético y de esa forma no perdería el ritmo de competición. En el Milan no quieren eso, sino fichar completamente al delantero para que abandere su proyecto deportivo en ataque.

 

Mendes

 

Diego Costa lo tiene claro. Él sólo quiere acabar en el Atlético de Madrid, pero si los rojiblancos y el Chelsea no se ponen de acuerdo se verá obligado a tomar una decisión diferente cuando se acerque el 31 de agosto. Parece que ambas entidades están todavía lejos de alcanzar un entendimiento por el elevadísimo precio que los londinenses piden por el futbolista, una cantidad que el Atlético no desea poner debido a la edad de Costa.

 

Todo apunta a que asistiremos a un ‘tira y afloja’ entre los dos clubes hasta el 31-A. Mientras tanto, Mendes intenta agitar el árbol con este tipo de movimientos para meter prisa a las partes. Y está claro que, cuanto más se alargue el culebrón, menos beneficiado saldrá un Chelsea que se encontró de bruces con esta situación inesperada nada más acabar la pasada temporada. La enemistad entre Conte y Diego Costa ha pasado factura.