El 'escándalo' que deja por los suelos la imagen de la MLS

El Soccer tiene una serie de costumbres y de medidas que son, cuanto menos, cuestionables.

En las últimas semanas, venimos contando en Don Balón que la Major League Soccer está rompiendo moldes desde hace tiempo. El fútbol en Estados Unidos sigue creciendo a pasos agigantados, al tiempo que aumenta la inversión de las franquicias y la afición por este deporte en el país. Logros como haber conseguido traer a jugadores potentes del fútbol europeo todavía en edad de competir al máximo nivel, la construcción de estadios de vanguardia mundial, récords de asistencia o incluso empezar a contar más como Liga competitiva fuera del Continente americano, son algunos ejemplos. Pero también hay algunas costumbres que son difíciles de comprender en el viejo Continente.

 

Muchas de ellas tienen que ver con las curiosas normas que la propia Liga, al margen de las franquicias o clubes, impone a los futbolistas. Uno de los últimos y más polémicos episodios relacionados con esto tiene que ver con el estadounidense Marvell Wynne, jugador de San José Earthquakes. Este defensa de 31 años, y que incluso ha sido internacional con su país, tuvo que someterse a una operación de cirujía en el corazón el pasado mes de marzo, declarándose como baja para el equipo hasta el año 2018.

 

 

Hasta ahí, todo normal. Pero la polémica ha venido cuando la MLS ha decidido bloquear su sueldo con San José Earthquakes de forma unilateral. Las normas otorgaban a la Major League Soccer la posibilidad incluso de cancelar el contrato de Wynne sin que su propia franquicia pudiese hacer nada, pero finalmente han optado por no tomar esta decisión. No obstante, en dicho contrato se estipula que el futbolista debe cobrar 257.000 dólares por temporada, cantidad que, como decimos, ha dejado de percibir.

 

San José se ha ofrecido a pagar un sueldo al jugador, pero no de la misma cuantía, a costa de que se convierta en trabajador del club hasta que pueda (y quiera) volver a jugar. No obstante, la cuestión es por qué la MLS tiene potestad para decidir este tipo de cuestiones por encima de las franquicias. Se trata de asuntos que todavía son complicados de entender en Europa, donde ven abusivo este control por parte del organismo que rige y organiza la Liga.