Un claro mensaje de paz técnico en la previa del gran clásico de Avellaneda

Diego Cocca y Ariel Holan brindaron juntos una conferencia de prensa; el DT de Racing dijo que piensa en positivo y su colega del Rojo habló de la decisión de poner suplentes

 

El clásico de Avellaneda empezó a jugarse, pero lejos de un campo de juego y a un par de kilómetros de la ciudad. En un reconocido hotel la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Diego Cocca y Ariel Holan se juntaron para contar sus sensaciones en la previa y -de paso- para enviar un mensaje de paz.

 

 

Lógicamente, aunque trataron de transitar el mismo camino, el semblante de ambos fue totalmente opuesto. Es que el entrenador de Racing, pese al éxito del último fin de semana frente a Boca, tiene en claro que se juega mucho; el técnico de Independiente, en tanto, sabe que esta edición del derby no requiere la expectativa de siempre, debido a que esta vez se juega en la antesala del verdadero objetivo: la semifinal de la Copa Sudamericana.

 

 

Teniendo en cuenta lo descripto con anterioridad, el hombre que maneja los destinos futbolísticos del Rojo se encargó de reconocer que se encuentra en una disyuntiva, ya que presentará un equipo alternativo con la premisa de cuidar a sus soldados más trascendentales para la batalla del martes frente a Libertad. En ese sentido, confesó: “El clásico es muy importante para todos. Es difícil cuando tocan tantos partidos así juntos. La situación ha querido que nosotros el martes tengamos un encuentro trascendental y muy difícil. Si hacés una cosa y sale bien, sos Napoleón. Y si sale mal, sos un desastre... Uno tiene que abstraerse y tomar decisiones racionales teniendo en cuenta cuánto puede ganar y cuánto puede perder. En función de eso, hay que equivocarse lo menos posible”.

 

 

Para Racing es todo
En contrapartida, Cocca aclaró que fue importante haber triunfado en la Bombonera justo en la previa al derby de la ciudad, ya que podría generar una reconciliación con una hinchada que ya empezaba a demostrar disconformismo: “La gente siempre nos ha mostrado muchísimo apoyo, así lo sentimos. Y los jugadores también lo sienten. Nos hacemos fuertes de local, así lo dicen los números. En muchos partidos que sacamos buenos resultados no siempre hemos jugado bien. Pienso en positivo, como siempre. Vamos a entrar a la cancha con la intención de ganar para poner a la gente contenta e irnos felices. Como técnico me toca pensar en eso, pero cuando gire la pelotita será otro cantar”.