Licha López y Nico Tagliafico en otro ejemplo para aplaudir

Los capitanes de ambos clubes de Avellaneda se juntaron en el Cilindro para transmitir un mensaje de paz

 

La sociedad argentina respira fútbol. Esa pasión, muchas veces, genera que se transforme en violencia. Por eso, en la antesala de uno de los clásicos más importantes del país, Racing e Independiente tuvieron una iniciativa digna de remarcar. Lisandro López y Nicolás Tagliafico, los capitanes de ambos clubes de Avellaneda, se juntaron en el Cilindro para transmitir un mensaje de paz.

 

 

Desde hace varios años, en La Academia y el Rojo instalaron el lema “somos rivales, no enemigos”. Por eso, en la previa a una nueva edición, los dos referentes entendieron que era el momento de recordársela a la afición. En ese sentido, en medio de risas, jueguitos y abrazos, hablaron para el ambiente de la pelota con la ilusión que transite en paz, pese a que solamente pueda asistir la hinchada local.

 

 

Licha, hombre que se caracteriza por desdramatizar el juego, confesó que “son tres puntos más como cualquier partido, pero la historia lo hace especial. Estoy en contra de que es vida o muerte, no es así. Sí de que son especiales”.

 

 

Por su parte, el lateral izquierdo del Rojo, que no estará desde el arranque porque será preservado para el juego ante Libertad del martes por la noche, también explicó cómo vive la ciudad en los días previos: “El clásico es un partido importante porque va más allá del resto de los partidos del torneo. Al hincha es lo que más le gusta, ese condimento te lo genera la gente y si bien es un partido más, lo que se vive en la semana es único”.