Para Alejandro Ayala el sueño se hizo realidad

CRÓNICA DEL ASCENSO. A los 42 años debutó en Primera B con Sacachispas

 

A los 42 años, y cuando muchos futbolistas ya se encuentran retirados, Alejandro Ayala tuvo su estreno en la Primera B. Vistiendo la camiseta de su querido Sacachispas, ingresó a los 43 minutos del segundo tiempo en reemplazo de Gonzalo Minguillón, en la derrota que tuvo su equipo como visitante de UAI Urquiza. Meses atrás, cuando el Lila fue campeón de la C, en la visita a nuestra redacción, Ayala nos había revelado que uno de sus sueños era “aunque sea firmar planilla en la B”. Y el sueño se le cumplió. Firmó y jugó. Y vale recordar que durante la pasada temporada había pensado en “colgar los botines”, pero la gran campaña del equipo y las palabras de aliento de sus compañeros lo hicieron seguir, con título incluido. En un mano a mano con Crónica del Ascenso, el experimentado delantero nos comentó sus sensaciones de debutar en la divisional.

 

 

-¿Qué sentiste cuando entraste?

-Muchas sensaciones juntas... Jugar en la B, entrar un ratito, y me sentí bien. En una cancha difícil como la de UAI Urquiza. Más que nada tranquilo, entrenando y volviendo al estado, que es lo importante para poder jugar en la categoría. Si bien toqué pocas pelotas, me sentí bien. Hay que trabajar para el año que viene ver dónde nos encontramos. El equipo nunca estuvo en la B, eso se nota y tenemos que acostumbrarnos.

 

-¿Qué te dijeron tus compañeros?

-Teníamos mucha fe de que lo empatábamos. La idea era ponerme más tiempo, pero se terminó conformando con el empate contra un rival duro y al final lo pagamos caro con la derrota. Es una categoría muy dura, que se trabaja mucho en lo físico. Tenemos que hacer una muy buena pretemporada para poder competir en la segunda parte del torneo.

 

-¿Cómo lo viste a Sacachispas en estos primeros partidos en la categoría?

-Si bien es otra divisional, nosotros sabemos a lo que queremos jugar. El otro día contra Estudiantes, ellos tenían menos descanso que nosotros, pero corrían de la misma manera que siempre, no se cansaban nunca…. Corrían como si no hubiesen jugado. Hay que prepararse bien para cuando se reanude. Ponerse bien en lo físico. Eso es clave para poder competir.

 

-¿Cómo tomaron el cambio de entrenador, ya que Norberto D’Ángelo se fue y llegó Gustavo Cisneros?

-Gustavo viene con otra mentalidad de trabajo. Él estuvo ya dirigiendo en la B, trabaja distinto a lo que trabajamos. Tiene otro estilo, como cada entrenador. Insisto, hay que hacer una buena pretemporada para estar a la altura el año próximo.

 

-¿Continuás trabajando como recolector?

-Sí, recién llegué a casa... A la mañana me levanto y voy a entrenar y después, de 13 a 19, trabajo como recolector. Si bien ya estoy acostumbrado, ahora estoy un poco más cansado, porque son más duros los entrenamientos. Pero uno lo elige y lo hago con mucho gusto. El 2018 es el último año que voy a jugar y después me voy a dedicar a mi familia.