“Hay que meterles el dedo donde duele”

Ariel Holan dijo que es apropiado jugar a aguantar en Río

Escribe: Redacción de Argentina

El mundo Independiente tiene clavada una sola fecha en el calendario de diciembre: el miércoles 13. Ese día, en el mítico Maracaná, el club que se ha levantado de su peor crisis futbolística en la historia irá por su 17° título internacional, nada menos que ante Flamengo. Ariel Holan sabe que el 2-1 conseguido en la ida en el Libertadores de América no es decisivo aunque sí importante. Aunque aclara que hay una manera de afrontar la revancha que lo puede acercar a la gloria.


“Dedicarnos a aguantar el resultado no es nuestro juego y no sería apropiado. Queremos achicar el margen de eficacia del rival y meterles el dedo donde duele”, manifestó el entrenador en diálogo con Majul 910 (radio La Red).


“Flamengo es un rival que se armó para jugar y ganar la Copa Libertadores. Los presupuestos en Brasil son gigantescos. Tiene un plantel de muchísima experiencia intercalado con algunos chicos como Vinicius por el que han pagado 45 millones de dólares. Estoy seguro de que vamos a hacer un gran partido en Río de Janeiro“, agregó mostrando optimismo.


Algo difícil
Para el DT, es difícil sostener el ritmo que caracteriza a Independiente durante todo el partido. “Lo ideal en el fútbol es poder tener un equipo que tenga, que maneje un cambio de ritmo y aceleración en tiempo y en forma. En estos partidos que se juega tanto, es difícil poder lograr en los 90 minutos hacer todo bien y que uno pueda imponer su juego inclusive por la categoría de su rival. Al fútbol brasileño hoy le cuesta sostener la intensidad, pero de locales teníamos que buscar la ventaja”.


Por último, ante la consulta sobre las miradas de reojo que sembró en sus comienzos en el fútbol por haber venido de otro palo (el hockey), Holan fue contundente: “No sé hacer otra cosa. Yo soy entrenador desde los 16. Para mí son cosas normales, a pesar de que en este ambiente los intereses son de otra magnitud. A pesar de que es un deporte con otras características. Mi equipo de prensa me va monitoreando lo que pasa, yo trato de abstraerme porque si no, me preocupo más por lo que dicen que por lo que tengo que hacer”.