De la mano de Esmerado, Temperley es pura ilusión

El Gasolero derrotó 2-1 a Tigre, sumó 8 de los últimos 12 puntos posibles y el elenco del sur del Gran Buenos Aires se aferra a quedarse en la Superliga

Lo daban por muerto. A la hora de hablar de descenso, para muchos era número puesto. Sin embargo, fiel a la lucha que lo caracteriza y por sobre todo el cambio de aire que generó la llegada de Gastón Esmerado, Temperley está más vivo que nunca: el éxito (2-1) ante Tigre hizo que el Celeste cerrara el año con cuatro partidos sin derrotas (dos triunfos e igual cantidad de empates), todos desde que asumió el DT, y por supuesto que la ilusión de mantener la categoría comienza a tomar fuerza... Panorama más que desalentador es el que vive el Matador: cerró la primera parte del torneo con tres derrotas en fila, se quedó sin entrenador y, como si fuera poco, el 2018 lo arrancará con la tabla de los promedios jugando un papel importante.


Los plateistas todavía seguían dispersos en el Alfredo Beranger, cuando llegó la primera emoción de la tarde. Después del gol increíble que se perdió Sánchez Sotelo para poner en ventaja al local, la repuesta de la visita fue letal: Lucas Menossi robó el balón en el mediocampo y, libre de marca, culminó la jugada con una definición a la red. Apenas después llegaría el primer reclamo de Caruso Lombardi, al sentirse perjudicado en el gol que le anuló el asistente Norberto Moyano a Matías Orihuela, por un offside que no existió.


El Celeste pasó el sofocón y despertó a tiempo con el cabezazo de Adrián Arregui, para el 1-1. El empate le dio mucho ímpetu al dueño de casa, que igualmente no se mostraba del todo firme en defensa, y en una de las últimas acciones del periodo logró dar vuelta la historia: penal infantil de Carlos Rodríguez (le metió un manotazo a la pelota dentro del área) y Sánchez Sotelo, desde los doce pasos, remendó la falla del inicio.


En el complemento, tal como se esperaba, Tigre salió con todo en busca de la igualdad, ante un rival que tempranamente se replegó para mantener el triunfo. Sufrió, sí, pero también lo disfrutó de una manera especial: no está muerto quien pelea, Celeste...

 

TEMPERLEY 2
TIGRE 1

1 J. Ayala (7)
--
4 A. Scifo (6)
2 I. Bogino (5)
3 M. Nani (6)
17 M. Pinto (5)
--
33 S. Martelli (6)
8 A. Arregui (7)
11 L. Di Lorenzo (6)
36 E. Ozuna (4)
--
22 J. Sánchez Sotelo (6)
31 R. Costa (5)

Suplentes: 20-L. De Bortoli, 6-G. Aguirre, 18-F. Muñoz y 29-L. Delgado.
DT: Gastón Esmerado.

31 Maximiliano Díaz (6)
--
4 A. Niz (5)
2 Carlos Rodríguez (4)
23 G. Bojanich (5)
27 M. Orihuela (4)
--
32 M. Caire (5)
5 L. Menossi (6)
26 R. Spinaci (4)
--
10 M. Pérez García (7)
--
15 L. Janson (5)
9 L. Passerini (4)

Suplentes: 34-M. Wolff, 3-J. C. Blengio, 6-H. Pereira y 24-D. Imperiale.
DT: Ricardo Caruso Lombardi.

Cambios: En Temperley: 15m ST 32-E. Montagna (5) por Ozuna, 28m ST 5-R. De Ciancio por Costa y 40m ST 23-M. Villasanti por Di Lorenzo. En Tigre: 16m ST 7-C. Luna por Passerini, 24m ST 25-R. Depetris por Orihuela y 29m ST 28-J. Iritier por Spinaci.
Goles en el primer tiempo: 6m Menossi (Ti), 13m Arregui (Te) y 40m Sánchez Sotelo (Te), de penal.
Árbitro: Juan Pablo Pompei (5).
Asistentes: Lucas Germanotta y Norberto Moyano.
Estadio: Alfredo Beranger.
Público: 10.000.