Sonríe Guillermo: Boca está a un paso de sumar a su primer refuerzo

La dirigencia de Boca le dará el gusto al Mellizo quien podrá contar con uno de los jugadores que pidió para sumar a su plantel. Los detalles, en la nota

 

El 2017 terminará para Boca de la mejor manera. Además de culminar como único líder de la Superliga, Guillermo Barros Schelotto recibirá el 2018 con una gran noticia. El mellizo contará con el primer refuerzo: Julio Buffarini. La llegada del lateral derecho está a un paso de concretarse.

 

 

El ex jugador de Ferro y ganador de la Copa Libertadores con San Lorenzo, dio el visto bueno para que se realice operación y aceptó bajar sus pretensiones económicas para poder jugar la Copa Libertadores 2018 con el Xeneize. Así, sería uno de los refuerzos para pelear el puesto con Leonardo Jara, y que ante la posible salida de Gino Peruzzi resultaría más que necesario.

 

 

Entre el San Pablo y el club de la Ribera ya estaría todo acordado de palabra, por eso la negociación se cerraría finalmente este miércoles y se especula que también se pueda realizar la revisión médica. Boca comprará el 80% del pase en un poco más de 1,5 millones de dólares, le harán un contrato por 3 años y arrancaría la pretemporada el 2 de enero. 

 

 

Va por Mas
Además de Buffarini, otro de los laterales pretendidos por el mellizo es Emmanuel Mas y también ex integrante de aquel plantel del Ciclón campeón continental, podría confirmarse su arribo en las próximas horas, incluso antes de fin de año. Las diferencias entre Boca y el Trabzonspor turco son mínimas. Además, se supo que el lateral izquierdo quiere jugar en Boca, y hasta incluso bajaría sus pretensiones económicas. Hay que destacar que el titular por ese sector es el colombiano Frank Fabra, quien hace dos meses tuvo una mejora en su contrato.

 

 

Gómez y López
Con relación a los dos defensores centrales pretendidos por el entrenador, Lisandro Lopez tiene interés en jugar en el club de la Ribera, pero Benfica sólo negocia ventas y no préstamos, como pretende el conjunto Xeneize. El otro es Gustavo Gómez, a quien Guillermo ya lo dirigió en Lanús, pero acá los inconvenientes son varios: su sueldo es muy alto y tiene posibilidades de transferencia a otros equipos de Europa. Además Milan quiere venderlo y no prestarlo.

 

 

Con este panorama, y teniendo en cuenta que la dupla central consolidada es la que conforman Goltz y Magallán, habrá que seguir negociando por el arribo de un nuevo marcador central.