Los detalles del allanamiento en la sede de Independiente

Se dio en el marco de una investigación de lavado de dinero entre dirigentes y barras del club de Avellaneda

 

Cerca del mediodía se alteró la tranquilidad en Avenida Mitre 470 y sus alrededores. De repente se vió un desfile importante de policías a la vez que eran cortadas las principales arterias del lugar generando un caos vehicular.

 

 

En ese momento comenzó un allanamiento en la sede de Independiente en el marco de una investigación de lavado de dinero entre dirigentes y barras. Una historia que ya tiene entre rejas al máximo capo de los bravos del Rojo, Pablo Bebote Álvarez y al ex vicepresidente Noray Nakis.

 

 

Ese procedimiento también incluyó a una empresa informática, Integradora SA, con oficinas en el centro porteño, encargada del diseño del sistema de control de acceso a la cancha del Rojo.

 

 

La justicia puso su ojo en el manejo de las entradas, que sería un elemento clave para descubrir el lavado de activos.

 

 

El magistrado Gabriel Vitali, del Juzgado de Garantías Nro. 8 de Lomas de Zamora, sospecha que el club le pagaba a la barra la cuota social para blanquear dinero de sus negocios y le facilitaba las entradas a la cancha a sus integrantes por su condición de socios.

 

 

Tras permanecer por casi cuatro horas en la sede, se trasladaron al Libertadores de América para el estudio de las cámaras cuyo funcionamiento es controlado por el software de la empresa también allanada.

 

 

En Avenida Mitre se secuestraron todo tipo de material contable y computadoras a la vez que crece la versión de que un nuevo allanamiento tendrá lugar en la otra sede del club,  ubicada en Villa del Parque.