"Quedaron en la historia negra de Boca"

El presidente Daniel Angelici fue a la práctica y le pegó al plantel. "No me va a temblar el pulso si tengo que echar a alguien". También hubo para Guillermo

Digirió la bronca toda la noche del miércoles, primero en pleno Malvinas Argentinas, donde fue testigo de una floja performance de su equipo ante River, y más tarde al no poder conciliar el sueño pues en medio de tantas vueltas se le venían a la mente imágenes de esos 90 minutos para el olvido. Prefirió guardarse el jueves pues la calentura seguía in crescendo y no sintió oportuno irrumpir en la vuelta al trabajo de Boca en Buenos Aires. La noche anterior no fue suficiente para calmar su estado de ánimo. A pesar de las más de 30 horas tras el pitazo final de Patricio Loustau, Daniel Angelici seguía volando de bronca. Y con ese estado de ánimo salió raudamente de su domicilio y se hizo presente en Casa Amarilla. Tenía muchas ganas de sacarse toda la indignación contenida. No había manera de frenarlo. Primero mantuvo una reunión con Rolando Schiavi, el entrenador de la reserva del Xeneize, y con Hugo Ibarra, para luego, ya con el entrenamiento culminado, juntarse con el plantel en el vestuario. Llegó furioso y enseguida les hizo saber que estaba enojado a la vez de recordarles que forman parte de una institución grande.

 

Al ataque

Angelici no habló mucho pero dejó un tendal con frases durísimas. "No pueden jugar así" o "Jugaron como un partido de verano", marcaron el comienzo de sus acusaciones. Luego se hizo más duro al sentenciar: "No se dieron cuenta de que era una final" o "Boca no puede dar esa imagen". Si alguien creía que después la cosa se suavizaría, se equivocó feo. Ante un grupo con la cabeza gacha, el Tano acusó: "No me va a temblar el pulso si tengo que echar a alguien". Y enseguida siguió: "No vine ayer porque si venía tenía que echar a varios de ustedes".

 

Para el cierre, quedó lo más duro y que dejó una huella negativa en los players. "Quedaron en la historia negra del club". Después de un cruce con un solo jugador, Angelici se reunió con Guillermo Barros Schelotto. Para él también hubo críticas duras. Se dice que en la CD están cansados de verlo perder partidos clave.