Uno disfruta, el otro sufre

Huracán ganó un partido de "seis puntos" y sueña con las copas; Temperley no levanta cabeza y pena con el descenso

Partidos como el que ganó Huracán este sábado dejan a las claras la importancia de contar con un buen arquero. Después de la bronca que significó haber perdido dos puntos sobre la hora en el clásico con San Lorenzo, el Globo tenía la gran chance de dar vuelta la página ante uno de los peores equipos del torneo como lo es Temperley. En el juego, lejos estuvo el equipo de Gustavo Alfaro de una buena presentación, aunque los regalos del fondo local y las manos de Marcos Díaz le terminaron dando tres puntos vitales, en su lucha por un lugar en la copas (se afianzó en la Copa Sudamericana y quedó muy cerca de la Libertadores). En el Celeste, a esta altura, el deseo es que se termine cuento antes el torneo...


Las ganas de sumar de a tres, para al menos ilusionarse con el milagro de la permanencia, hicieron que el local tuviera la iniciativa al comienzo. Sin embargo, la diferencia de jerarquía entre un equipo y el otro quedó a las claras y allí fue donde prevaleció el equipo de Parque Patricios. Apenas se acomodó en el campo, Andrés Chávez se encontró con una defensa desordenada por donde se la mire y definió con clase junto al palo izquierdo de Josué Ayala. La ventaja generó una cuota de relajación en el Globo, que no lo terminó pagando caro porque su arquero, el gran Marcos Díaz, les ahogó el grito a Martelli, en dos oportunidades, a Giordana y a Brandán, sin contar la jugada en la que se reclamó un penal que no existió (el árbitro Germán Delfino, bien parado, acertó al interpretar que el arquero no tocó al 7 local).


De regreso al campo, al Gasolero no le quedó otro que seguir con el mismo ímpetu, aunque en la primera contra del rival lo terminó pagando carísimo: Ignacio Pussetto se burló de su marca y definición exquisita por encima de Ayala. Tranquilidad absoluta para Huracán. El descuento del juvenil Franco Sosa le metió un tanto de suspenso al desarrollo, pero el poco material con el que cuenta el Celeste hizo que los tres puntos se marcharan para Parque Patricios, en gran parte por el nivel que mostró Marcos Díaz.


TEMPERLEY 1
HURACÁN 2

1 J. Ayala (6)
--
4 A. Scifo (4)
2 I. Bogino (5)
26 W. Riveros (4)
17 M. Pinto (4)
--
33 S. Martelli (4)
8 A. Arregui (5)
11 L. Di Lorenzo (4)
36 E. Ozuna (6)
--
7 F. Brandán (5)
9 S. Giornada (5)

Suplentes: 20-L. De Bortoli, 6-G. Aguirre, 13M. Orihuela y 19-M. Figueroa.
DT: Gastón Esmerado.


1 M. Díaz (8)
--
28 C. Chimino (6)
25 C. Matheu (5)
21 M. Nervo (6)
4 C. Araujo (5)
--
8 M. Bogado (6)
5 I. Damonte (5)
27 A. Calello (5)
31 N. Solís (4)
--
7 I. Pussetto (7)
23 A. Chávez (6)

Suplentes: 22-M. García, 2-F. Mancinelli, 18-P. Toranzo y 10-D. Montenegro.
DT: Gustavo Alfaro.

Cambios: En Temperley: 12m ST 37-G. Gentile (3) por Martelli, 17m ST 34F. Sosa por Scifo y 27m ST 35-F. Fattori por Arregui. En Huracán: 16m ST 9-F. Coniglio por Solís, 31m ST L. Villalba por Bogado y 42m ST R. Noir por Chávez.
Gol en el primer tiempo: 17m Chávez (H).
Goles en el segundo tiempo: 11m Pussetto (H) y 34m Sosa (T).
Árbitro: Germán Delfino (5).
Asistentes: Gabriel Chade y Juan Manuel Vázquez.
Estadio: Alfredo Beranger.
Público: 8.000.