River sigue de fiesta: con un doblete de Scocco le ganó a Belgrano

Tras levantar la Supercopa Argentina nada más ni nada menos que frente a Boca, el Millonario sacó a relucir su mejor versión y derrotó al Pirata en el Monumental

 

La noche pintaba para una fiesta en el Monumental. River venía de ganarle la Supercopa a Boca, nada más ni nada menos, y esperaba coronar la semana con otro triunfo en la Superliga, para empezar a acercarse a la zona de clasificación a las copas internacionales, ante la multitud presente en Núñez.

 

 

Pero enfrente estaba el viejo conocido Belgrano, rival que lo mandó a la B Nacional en la recordada promoción de 2011 y que, una vez más, le quería arruinar el festejo. Sin embargo, el Millonario volvió a repetir la fórmula ganadora entre el Pity y Scocco y venció 3-1 al elenco cordobés.

 

 

Aprovechando el desconcierto defensivo del Pirata, el conjunto de Marcelo Gallardo golpeó desde el vestuario. Lucas Pratto presionó la salida de Erik Godoy, quien despejó mal y le dejó servida la pelota a Gonzalo Martínez; el mediocampista enganchó y sacó un zurdazo endiablado para estampar el 1-0.

 

 

Con Enzo Pérez como conductor y un Pity Martínez picante, el elenco local fue ampliamente superior a su rival, que no pudo llevar peligro en ningún momento al arco de Franco Armani, y no logró plasmar ese dominio en un segundo gol que le dé tranquilidad.

 

 

Aun así, tuvo dos claras para sacar ventaja. La primera fue de Pratto, que definió de manera rasante e hizo lucir a Lucas Acosta. Y, antes del descanso, Ignacio Fernández quedó solo sin marca, aunque el mediocampista le pegó con su pierna menos hábil e increíblemente la mandó afuera.

 

 

En el complemento, los cordobeses se encontraron con un empate inmerecido. Marcelo Benítez remató de zurda desde afuera, Armani dio un rebote corto y apareció Epifanio García en soledad para poner la paridad.

 

 

Fue un volver a empezar para el Millonario, que no lograba tener la profundidad que mostró en la primera parte. Pero otra vez apareció la carta salvadora desde el banco: Ignacio Scocco. El delantero volvió a ser decisivo y se despachó con dos goles.

 

 

Primero aprovechó que estaba sin marca y, con una definición cruzada, puso el 2-1 en el Monumental. Y, ya sobre el final, con un Belgrano jugado en ataque, Nacho recibió un pase del Pity y definió bien al lado del palo para sellar el marcador.

 

 

Con el ánimo en las nubes por el título ante Boca, River prolongó la fiesta y sumó su segunda victoria consecutiva en el torneo.