En Independiente, la relación precio-calidad quedó más en Rojo que nunca

Los refuerzos se convirtieron en la asignatura pendiente de Ariel Holan desde que es entrenador del club de Avellaneda

Escribe: Redacción de Argentina
martes 15 mayo 2018 01:23 CET

 

En los últimos años Independiente acusó una crisis financiera que afectó cada mercado de pases. Pero en el último receso la tendencia se alteró: a partir de las ventas millonarias de Nicolás Tagliafico y Ezequiel Barco, el Rojo pudo salir de compras con mucho dinero en efectivo. Con tres torneos en juego (Libertadores, Recopa y Superliga), Ariel Holan le solicitó a los dirigentes que hicieran un importante esfuerzo para reforzar al plantel, por lo que cumplieron varios pedidos del entrenador sin importar las elevadas cotizaciones de los hombres que lo seducían.

 

 

Tal es así que el club de Avellaneda hizo las dos inversiones más grandes de su historia, desembolsando 4.200.000 dólares para adquirir el 70% de Silvio Romero y exactamente la misma cifra para quedarse con el pase total de Fernando Gaibor. A esos 8.400.000 gastados para esos dos futbolistas, se le sumaron 3 millones para comprar el 90% de Jonathan Menéndez y otros 2.300.000 para quedarse con el 80% de Brian Romero (Emanuel Brítez y Gonzalo Verón, los otros dos refuerzos, llegaron a préstamo y como libre, respectivamente).

 

 

En definitiva, Independiente se desprendió de 13.700.000 de la moneda estadounidense que, hasta el momento, no fue para nada redituable, teniendo en cuenta que ninguno pudo afirmarse (el Chino es el que más jugó) y entre todos aportaron apenas 4 goles (1 de Silvio Romero, otro de Gaibor, uno de Brian Romero y el restante de Verón).

 

 

A la hora de hacer un detalle minucioso, lógicamente que cada incorporación tuvo diferentes tintes a lo largo del semestre. El Chino llegó como el hombre top, pero alterna con Emmanuel Gigliotti y no pudo ser garantía a la hora de romper redes. Algo similar ocurrió con Gaibor, el otro que mereció en una importante erogación y en el que había confianza plena: el ecuatoriano -hasta el momento- sólo fue noticia por denunciar diversos episodios de discriminación en nuestro país.

 

 

¿El resto? Poco y nada. Brian Romero arribó como una apuesta y apenas disputó dos partidos como titular; Menéndez alterna más malas que buenas y Brítez convive en las sombras de Fabricio Bustos, el lateral derecho titular. A su vez, Verón mostró destellos de técnica y jerarquía, pero tampoco logra insertarse en el once inicial.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información