"No me conformo con estar en el banco de suplentes"

Nacho Scocco reconoció su disconformismo tras perder la titularidad

Escribe: Redacción de Argentina
sábado 19 mayo 2018 01:04 CET

Con la obtención de la Supercopa, la clasificación a octavos de final de la Libertadores y el pasaje a la Sudamericana 2019, River cerró un semestre con saldo positivo. En el plano personal, sin embargo, el balance para algunos jugadores no fue el esperado, y este es precisamente el caso de Ignacio Scocco, quien perdió protagonismo y quedó relegado en la consideración de Marcelo Gallardo. En consecuencia, el delantero fue contundente al reconocer que "no me conformo con estar en el banco de suplentes".


La llegada de Lucas Pratto ilusionó a muchos hinchas millonarios con la dupla Scocco-Pratto, pero a Gallardo no lo convenció la idea de poner en cancha a los dos juntos, y el ex Newell's fue perdiendo de a poco su lugar de privilegio en el once titular. Así y todo, Nacho terminó la temporada como goleador de River en la Superliga (registró 10 goles), pero el haber finalizado el semestre como suplente no le permitió redondear la primera parte del año como pretendía.


"No me conformo con estar en el banco de suplentes", sostuvo el atacante, en diálogo con TyC Sports, y contó: "Me ha pasado en Inglaterra, donde no pude ser yo por algunas lesiones que tuve, pero después cuando tuve continuidad tampoco fui utilizado". Y enseguida, ratificando su mentalidad ganadora, añadió: "A lo largo de mi carrera siempre traté de no conformarme con ser parte de algo fuera de los once titulares. Uno tiene los entrenamientos para demostrar que puede estar entre los once".


Con 32 años, Scocco acumula suficiente experiencia en el fútbol, y por eso dijo ser consciente de que "uno con la experiencia sabe que estos momentos pueden llegar, que le pueden tocar a cualquiera, y cuando no me toca jugar son momentos duros porque siempre quiero estar. Trato de no conformarme con entrar desde el banco de los suplentes".


A la vez, el goleador millonario hizo autocrítica y admitió que "todo jugador tiene altibajos y uno trata siempre de que esos momentos bajos sean lo más cortos posibles. Tuve dos o tres partidos en los que sentí que no podía darle al equipo lo que podía, y lo bueno es tener autocrítica y saber por qué pasan esas cosas".

 

Y fiel al código del futbolista, aclaró que "cuando no me tocó jugar no pregunté los motivos porque sería una falta de respeto hacia mis compañeros".

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información