"No tengo que pedirle disculpas a nadie"

Ariel Holan aclaró sus dichos de la semana pasada

Escribe: Redacción de Argentina

"Sinceramente no sé que dijeron porque cuando mi mujer o mis hijas me quieren contar, les digo que no lo hagan". Molesto de que en la Argentina se haya impuesto un nuevo deporte llamado "péguele a Holan", el entrenador salió a hablar en un momento oportuno. "Hablo ahora porque sacamos un buen resultado con Millonarios, de lo contrario me van a decir que soy un llorón", resaltó el DT de Independiente, que recibió fuertes críticas de sus colegas Guillermo Barros Schelotto y Gustavo Alfaro y los futbolistas Wanchope Abila y Pablo Pérez, quienes entendieron que sospechaba de un arreglo en el partido Boca-Huracán de la última fecha de la Superliga.

 

"No pido disculpas porque sigo convencido de lo que dije. Tal vez no fui claro; jamás dudé de la honestidad de ningún entrenador o futbolista. No tenemos que ser hipócritas; quizás me expresé mal pero el espíritu de lo que dije fue con respecto a la organización, horarios, fixture" dijo en diálogo con Radio La Red.

 

"Hace 36 meses que vengo trabajando. Me cuentan las costillas. Vendí por 60 millones de dólares y gané una Copa. No tengo que pedirle disculpas a nadie, aunque no fui lo suficientemente claro", agregó.

 

Contundente

Sin tomarse respiro, Holan siguió desahogándose. "Dicen después que soy un llorón. Jugamos dos partidos contra el campeón brasileño y me anularon dos goles y un penal en contra. Estamos vivos y nadie va a decir que soy un llorón. Lo que menos soy es peyorativo y menos con esos dos clubes. Mi madre y mi abuelo eran enfermos de Boca, no podría hablar mal de nadie y menos de los dos clubes. Y Huracán fue una cuna de fútbol", expresó.