Sergio Ramos no lo quiere en el Real Madrid (y se lo dice a Florentino Pérez)

El sentimiento del vestuario

Si no viene, mejor. Este es la conclusión a la que llegan varios capos del Real Madrid cuando el nombre de Mauro Icardi se pone sobre la mesa.

El argentino, que ya sonó pare el club blanco el pasado mercado de invierno, vuelve a las quinielas con un precio de 110 millones. Y, ahora, como entonces, Sergio Ramos y compañía prefieren evitar su llegada.

La fama que acompaña a Icardi dentro y fuera del vestuario no es la mejor. Algo que no gusta a los jefes de la caseta que no quieren meter problemas en la plantilla.

El equipo, en este sentido, prioriza a Rodrigo, uno de los elegidos por Lopetegui para apuntalar el gol en el Real, o incluso a Morata, Fekir o Dybala.

Icardi, y especialmente su agente, su mujer Wanda Nara, envuelta en mil polémicas, es visto como un foco de conflicto a evitar.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información