La Eurocopa sub 21, un trampolín hacia el estrellato

Grandes jugadores se catapultaron a la primera línea mundial tras competir en este torneo

Raúl González, Vieri o Lampard son solo tres ejemplos de grandes jugadores que se catapultaron a la primera línea mundial tras competir en este torneo

Hay jugadores que necesitan tiempo e ir marcando los pasos uno a uno. Otros no, porque sus condiciones son extraordinarias, pero son los menos. Ahora que se está disputando la Eurocopa sub 21 de Italia y San Marino es un buen momento para calibrar la importancia de este tipo de competiciones, pues en ellas se pueden gestar las grandes megaestrellas del mañana.

Hombres del peso de Raúl González, en el ‘Dream Team’ de las Eurocopas sub 21, Christian Vieri o Frank Lampard son jugadores sobradamente reconocidos en el panorama futbolístico que utilizaron como trampolín de sus carreras una Eurocopa juvenil.

Cristiano Ronaldo se encontraría en el lado de la excepción que confirma la regla. El luso disputó un total de diez partidos para la selección portuguesa sub 21, ninguno de ellos en un campeonato del mundo o europeo. No tardó en ser jugador de pleno derecho de la absoluta, pero su caso es especial porque es uno de los mejores futbolistas de los últimos tiempos.

Alemania es una potencia mundial. También a nivel sub 21, ya que es una de las cuatro selecciones que disputarán las semifinales de la Eurocopa de la categoría que se está celebrando en Italia y San Marino.

Por supuesto, el equipo germano es un combinado habitual en las fases finales y en los partidos en los que se deciden las medallas. Puede servir de ejemplo la generación con Manuel Neuer a la cabeza. El portero fue campeón del mundo juvenil en 2009. Entre otros, tuvo como compañeros a Jerome Boateng, Mats Hummels, Sami Khedira y Mesut Özil, que cinco años después levantaron en Brasil la Copa del Mundo.

Puede que esta Eurocopa sea la ocasión propicia para que jugadores de primer nivel mundial como Ibrahima Konaté den el paso al frente definitivo. También para que sean otros nombres con más futuro que presente los que aparezcan para instalarse entre los mejores del continente.

Es el caso de Dani Olmo y Maximilian Eggestein. Ambos continúan en el torneo. El primero de la mano de España, el segundo en las filas de Alemania. Los de Luis de la Fuente deberán verse las caras con Francia en la semifinal; un partido de pronóstico abierto. Más que el de los germanos que se enfrentarán a Rumanía, un rival con menos historia, pero que jugará las bazas que le han hecho llegar hasta aquí.

Olmo y Eggestein ya han marcado camino hasta llegar a las semifinales. Ambos han subido su caché, pues ya lo habían hecho bien en los años anteriores en sus respectivos equipos, pero la Eurocopa de Italia y San Marino podría marcar un antes y un después en sus carreras.