Lo que le faltaba al Barça: Griezmann no es feliz, ¡le molesta esto!

Se ha juntado a Ousmane Demeblé y Lenglet y crea un grupo aparte de Leo Messi

Es posible que los buenos resultados, las victorias, lleven las aguas desbordadas a su cauce en el Camp Nou, pero también puede ocurrir que los triunfos no lleguen con la regularidad que exige el Barça si las cosas no se calman, y se caiga en la apatía, al estilo del Madrid de la pasada campaña. También puede suceder que la presión interna que vive el Barcelona estalle por algún lugar y esta temporada sea la de las sorpresas negativas.

En cualquier caso parece que Neymar, sin estar en la plantilla del Barça, es el epicentro de todas las desdichas culés. Se fue y sigue destrozando la estabilidad del club blaugrana. Tampoco es culpa suya, no obstante, sino de quienes han permitido que eso suceda, y en esa culpa entran muchos factores. Uno de ellos es la idoneidad de fichar a Antoine Griezmann por una elevada cantidad y con unas características muy similares a las de Leo Messi, salvando las distancias.

Messi y Griezmann

En el esquema del Barça es cierto que la presencia de Neymar es más consecuente y eso lo sabe Leo Messi, lo sabe Luis Suárez, lo sabe Ernesto Valverde… y lo sabe Antoine Griezmann, que de puertas afuera guarda silencio pero empieza a pensar que su fichaje por el Barça no fue tan buena idea. Los ojos de los pesos pesados le señalan, los medios de comunicación le critican e incluso el míster lo ha hecho en determinados momentos.

En más de una ocasión Valverde ha dejado entrever que el gfrancés anda desconectado del juego. El Principito no es un extremo y tiende a irse al medio, donde hay overbooking, y sin el juego por banda, el Barça disminuye su pegada. Además de los deportivo, el francés se ha juntado con sus compatriotas y han formado un núcleo duro que se enfrenta al ya existente que comanda Leo Messi y Luis Suárez. Por ahora no hay conflicto abierto entre ellos, pero se masca la tensión y cualquier desastre puede hacer detonar la situación.