La fortuna se alía con Hamilton en Silverstone

Carlos Sainz acabó sexto y Vettel, sancionado, decimoquinto

Pocas carreras se recuerdan en los últimos tiempos más condicionadas por una salida de pista como la del GP de Gran Bretaña. Cuando el Alfa Romeo de Antonio Giovinazzi se perdió en la vigésima vuelta, el Mundial dio un vuelco. A partir de ahí todo cambió: para Lewis Hamilton sobre todo, que venció y ahora gobierna con una renta de 40 puntos en el Campeonato del Mundo, y también para Carlos Sainz, que le ganó la partida al Renault de Ricciardo y finalizó sexto.

Hamilton y Leclerc en el GP de Gran Bretaña

El guion de esta edición de Silverstone lo marca un safety car que arrancó las papeletas de la victoria de los cuatro pilotos que habían parado y se las dio a los que no lo hicieron: al británico y, en su lucha, al español. Con neumático duro uno llegó hasta el final en primera posición, y van ya 87 veces que lo hace, y el otro, el de McLaren, subió desde la undécima plaza hasta la sexta. Todo un salto que coronó a unos y sentenció a otros.

Sobre todo al compañero del Hamilton en Mercedes. Valteri Bottas está haciendo lo que debe, ser el mejor en los clasificatorios y empezar las carreras mandando, dominando, pero en este, como en todos los deportes, existe el intangible del campeón y su fortuna, esa que a veces distancia al segundo del primero y que esta vez volvió a caer en manos del que corría en casa.

Los tres grandes derrotados, unos más que otros, fueron Charles Leclerc, Max Verstappen y, sobre todo, Sebastian Vettel. El francés ha sido uno de los destacados durante el fin de semana y tuvo un idilio raro con la suerte: por un lado, no le acompañó en el safety car; pero, por otro se llevó a Verstappen y Vettel dejándole la tercera plaza en bandeja que le hace escalar en el Mundial. Su carrea, no obstante, fue buena y le deja la satisfacción de haberle ganado la lucha al de Red Bull, con el que mantuvo un mano a mano de los de antes.

El holandés, por su parte, primero se las tuvo con el francés y después con el germano, que no supo encajar su aspiración y se lo llevó por delante, finalizando, eso sí, quinto. La cuarta plaza fue para un Gasly que se vio superado por Leclerc, mientras que Vettel, penalizado por la maniobra sobre Mad Max, acabó en la decimoquinta posición.