La felicitación más loca (y especial) a Rossi: la carta que deja a Márquez y Lorenzo alucinando

Valentino recibe una letra impresionante

Valentino Rossi es único. El italiano es el capo de MotoGP por derecho propio y por detalles que dejan a sus rivales, los Marc Márquez, Jorge Lorenzo y compañía, con la boca abierta.

El último, en este sentido, es una carta que la marca de Franco Brembo, la que llevan calzando las motos de Rossi desde siempre, le ha hecho llegar a ‘Vale’.

Una misiva única que deja claro que número sólo hay uno y que reproducimos a continuación.

“Querido Valentino:

hace más de 25 años nos enamoramos de tu sensibilidad en la frenada y de tu alegría y desenfado tras cruzar la línea de meta. No eras más que un niño y corrías con una moto que era el sueño de muchos adolescentes de los años ochenta y noventa: la Cagiva Mito 125 que usabas en los campeonatos italianos, ya con frenos Brembo.

Desde entonces hemos recorrido un largo camino o, mejor dicho, muchos kilómetros de pista juntos, siempre de la mano o, en nuestro caso, de la maneta. Has pasado de Aprilia a Honda, luego a Yamaha, después a Ducati y, por último, de nuevo a Yamaha, pero nunca nos has traicionado con otra marca de sistemas de frenos.

El nuestro es un ‘amor desenfrenado’, pero con frenos, y muy especiales. Nada ni nadie ha conseguido separarnos. Hemos vivido muchos momentos maravillosos y otros un poco menos, pero siempre hemos permanecido cerca, al alcance de la mano, por decirlo de alguna forma.

Has batido todos los récords de MotoGP, salvo en contadas ocasiones: 383 GP disputados, 89 victorias en la clase reina (y 115 totales), 232 podios en todas las categorías (y 196 en 500/MotoGP), más de 6.000 puntos totalizados. Cifras impresionantes, imposibles sin ese gran talento tuyo y sin tu extraordinario afán de superación diario, que es precisamente en lo que se basa nuestra filosofía.

Hemos estado haciendo cuentas y hemos descubierto que, solamente durante las carreras del Mundial, has utilizado nuestra fuerza de frenado casi 100.000 veces. Si, además, contamos los días de entrenamientos libres, de clasificación y de calentamiento, nos has consumido como nadie, pero sin deteriorar nuestra relación: más de 400 discos delanteros, algo menos de 900 pastillas de freno y más de 250 litros de líquido de frenos.

Con el paso de los años, todos cambiamos, pero nuestra suerte ha sido poder cambiar contigo. En 1998, cuando llegaste a 250 tras proclamarte campeón del Mundial de 125cc ganando 11 GP de 15, un récord que nadie ha batido aún, fuiste uno de los primeros en utilizar nuestra última creación: la pinza de fijación radial.

Hoy en día, la pinza de fijación radial se monta incluso en las motos de serie, pero en aquel entonces era toda una revolución. Te sentiste inmediatamente a gusto porque sabías (y sabes) que siempre puedes contar con nosotros: hemos hecho todo lo posible para que te sientas bien. Te diste cuenta en el GP de Japón de 1998. Y, de hecho, en la tercera carrera en 250 ya habías subido al podio. Desde entonces, siempre has utilizado pinzas de fijación radial.

También te apoyamos en 2017, ayudándote a regresar a los circuitos a los 23 días de haberte roto la tibia y el peroné. Con la bomba de pulgar cuidamos de tu pierna derecha, al igual que hicimos en su momento con Mick Doohan.

En ocasiones, hemos tenido malentendidos, como es natural. Por ejemplo, cuando adelantaste a Sete Gibernau con una apurada de frenada fuera de lo normal en 2004 y, al final de la carrera, declaraste "Frené con las manos, los pies, las orejas" y te olvidaste de nosotros. Pero no nos calentamos y te perdonamos.

O cuando ganaste el Gran Premio de Sudáfrica 2004, el primero que corriste con Yamaha, te bajaste en la vuelta de honor y te pusiste de rodillas delante de la moto. Por un momento pensamos que nos besarías, pero en cambio tus labios acariciaron la cúpula de la M1. Superados los celos iniciales, nos dimos cuenta de que era lo correcto.

Siempre has sido muy exigente, como tiene que ser alguien que aspira a ganar mucho y no se conforma solo con clasificarse. No es casualidad que hayas sido el primero y hasta ahora el único piloto que se ha proclamado campeón del mundo con motores de 5 cilindradas diferentes: 125, 250, 500, 800 y 990 cc.

Aunque lo más asombroso es la extraordinaria longevidad de tu carrera deportiva: 20 años y 311 días desde el primer GP ganado en el Mundial (GP República Checa, 1996) hasta el último éxito (GP Holanda, 2017), por ahora. Ningún otro piloto en el mundo, ni siquiera en el automovilismo, puede hacer alarde de semejante palmarés con frenos Brembo.

Hoy, querido Valentino, comienza un nuevo gran capítulo de tu vida. 

Te deseamos mucha felicidad en todos los aspectos de tu vida, deportiva y no deportiva.

Lo mejor está por llegar.

Tus frenos Brembo”

Sin palabras.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información