Reportaje: A falta de goles, el rock argentino en 2ª viene del banquillo

No hay grandes estrellas albicelestes en la segunda categoría del fútbol español, pero sí un técnico de moda que impone su estilo

Sergio Egea, de 58 años, nació en Necochea (Buenos Aires, Argentina) y son unas raíces que no olvida, pese a que su trayectoria futbolística la ha desarrollado en España.

 

Como jugador estuvo en el Hércules, Elche, Recreativo de Huelva y Novelda. Como entrenador empezó a destacar en el Castilla, filial del Real Madrid, donde en la temporada 1995-96 fue cuarto en Liga de Segunda, pasando a jugadores a la primera plantilla como Contreras, Fernando Sanz, García Calvo, Iván Pérez, Víctor Sánchez y Guti.

 

Toledo, Hércules, Valladolid B y una aventura mexicana de la mano de Hugo Sánchez con quien fue segundo entrenador en el Pumas de la Unam (ganando el Torneo Clausura y Apertura 2004), Necaxa y la propia selección mexicana. También formó tándem con el ‘manito’ al frente del Almería en el 2009.

 

En solitario volvió al Altamira mexicano y Eldense de la Segunda B española antes de recalar la temporada pasada en el Oviedo.

 

El conjunto ovetense fue adquirido por el magnate mexicano Carlos Slim y la temporada pasada (2014-15) de la mano de Egea logró el ascenso a Segunda. “Son momentos privilegiados. Poder venir a Oviedo y vivir esto…”, fue lo máximo que pudo decir el entrenador.

 

Un primer paso ante el objetivo de Slim de poner de nuevo al equipo carbayón en la máxima categoría.

 

Pero Egea, de momento, está con los pies en el suelo. “No es fácil luchar por el ascenso a Primera. Hasta ahora no he puesto a ningún equipo como candidato al ascenso. Nunca he visto ascensos en noviembre o en diciembre”, ha asegurado Egea, aunque reconoce sobre su equipo que “es muy difícil analizar si es la mejor plantilla de Segunda, pero sí es cierto Tenemos una gran plantilla para dar la talla en todos los partidos”.

 

El Oviedo se encuentra 13 en la clasificación con 16 puntos a dos de los puntos de ‘play-off’ de ascenso, lo que demuestra la gran igualdad de la Segunda División.

 

El propio Egea se define como "una persona del presente y no miro el futuro. Estoy feliz en Oviedo. Tenemos un grupo de trabajo muy bueno" y agradece el apoyo mostrado por la afición.

 

Su filosofía da un papel protagonista a los futbolistas: "El cuerpo técnico no podemos tener un protagonismo tan grande como los jugadores. Ellos se autogestionan muy bien. Marqué las pautas al principio y no hay que estar repitiendo cada semana”.

 

Y se autodefine como "muy analista. Visualizo todo mucho, lo llevo en la mente. En los partidos estoy pendiente de todo lo que pueda hablar con los jugadores. Intento que los futbolistas tengan las ideas claras el día del partido”.

 

En lo personal Sergio Egea se considera un apasionado de las guitarras eléctricas y amante de ‘AC/DC’: “Yo soy rockero, soy de AC/DC, soy un enamorado de las guitarras eléctricas, me gustaría saber tocarlas”.

 

El técnico sostiene que el club, además de ser una institución con un pasado muy grande, debe ir sembrando el presente para tener una cosecha “bárbara”. En definitiva aspira a tener: “Un Oviedo en un presente que sea bueno y en un futuro mucho mejor”.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información