Lo que se esconde detrás del adiós de Leo Messi a la selección argentina

El crack se somete a una moción de confianza en su país y se adelanta a las críticas generando un aluvión de peticiones para que siga.

Cuando Leo Messi lanzó fuera el penalti que debía conducir a Argentina a la gloria y que sólo sirvió para arrastrarla a un nuevo fracaso, supo lo que se le venía encima. Y tuvo tiempo para reflexionar mientras sus compañeros trataban sin éxito de "arreglar" su error. Sabía que Argentina entera se le tiraría encima y le culpabilizaría de la nueva decepción de la albiceleste. No ignora que en su país muchos le tienen ganas. Maradona no es el único. Y que las críticas arreciarían contra un futbolista hecho en el Barcelona y sin apenas pasado argentino.

 

Y antes de someterse al juicio sumarísimo que se estaba cocinando en su país. Leo hizo uno de sus quiebros y se adelantó a la entrada del rival con un regate inapelable: "Me voy, lo dejo...". Y el impacto de las críticas ha quedado minimizado. Nadie puede permitrse el lujo de renunciar al mejor futbolista de la historia. Argentina tampoco. Y la reacción no se ha hecho esperar. Las redes sociales son un clamor con el hashtag #NoTeVayasLeo que pretende que Messi recapacite y siga liderando la albiceleste. Las voces reclamando su continuidad se impondrán a las críticas feroces que se preparaban y en función del eco que obtengan los aficionados que desean su continuidad, se planteará si sigue o no sigue con la Albiceleste. Nada le motiva más a Messi que ganar el Mundial, y para él supone un sacrificio mayúsculo renunciar a la lucha por el título mundial en Rusia.

 

Messi lo deja en manos de los argentinos, sus compatriotas. No quiere imponer su presencia en la selección y ha decidido someterse a una moción de confianza. La respuesta de Argentina tendrá la palabra, porque Leo está dispuesto a reconsiderar su decisión en función de lo que ocurra en su país.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información