Un exjugador gusta en Vallecas para sustituir a Sandoval

Media plantilla no confía en él y el crédito de Sandoval se tambalea

Escribe: Redacción de España

El joven Raúl Martín Presa, un presidente atípico que hace unos días volvió a la cresta de la ola informativa por su ataque al Marcelino García Toral, vio claro el camino para sustituir a Paco Jémez cuando José Ramón Sandoval se ofreció al club a un precio realmente competitivo. El dirigente pensó que, dado que el mítico Felines ya está retirado de los banquillos, no había otro entrenador con tanta historia y a tan buen precio como Sandoval para ocupar el puesto y conducir a los rayistas de nuevo a la Primera División.

 

El desafiante Martín Presa había escuchado que había en el vestuario jugadores que conocían a Sandoval y que no tenían la mejor de las opiniones de él, más en el campo personal que en el de sus conocimientos como entrenador. El presidente mantuvo su apuesta porque comprobó que también había triunfado en el Sporting de Gijón, pero este comienzo de Liga en Segunda está destapando que ahí dentro, en el corazón del club, no hay sintonía entre Sandoval y unos cuantos futbolistas, quizá por sus ideas irrealizables, quizá por sus decisiones injustas.

 

Tras tres jornadas, parece que Sandoval va a tener más concesiones con el vestuario y escuchará a los capitanes, lo cual puede reactivar al equipo y a él salvarle el puesto, ya que por Vallecas se ha comenzado a escuchar un nombre como el adecuado, por delante de Sandoval, para dirigir al equipo. Se trata de un exjugador, un exportero, Abel Resino, que estuvo en el equipo en la temporada 1995-96 y ahora es un entrenador en paro después de su última aventura en el Granada, de la cual hace ya más de un año.