¡EXCLUSIVA! El Barça quiere a este crack como nuevo Busquets ¡en enero!

El Real Madrid también le persigue y la carrera por contratarle ha empezado

La gala del Balón de Oro suele concentrar a los protagonistas de la suerte del gol, del último escalón del fútbol, de la magia, entre sus elegidos. Es el glamour del fútbol y en él normalmente son los delanteros los que se suelen llevar la palma. La historia así lo refrenda. A los Cristiano Ronaldo y Leo Messi, les acompañan nombre de ilustres matadores como Ronaldo, George Weah, Marco van Basten, Karl-Heinz Rummenigge o incluso Michael Owen.

Pero no son los únicos, los hechiceros también tienen su impacto y su hueco: Ronaldinho, Michael Platini, Zinedine Zidane, Ruud Gullit, Johann Cruyff, Luka Modric o George Best han sido algunos de los ilustres mediocampistas vestido de oro, de hecho uno de los tres aspirantes al trono este año es un central, Virgil van Dijk. Pero no es lo habitual. Y eso, lógicamente, hay que pagarlo.

Virgil Van Dijk

Cuando un club de los poderosos económicamente del continente (y por ende del mundo) decide lanzarse a la contratación de un media punta o u delantero, las cifras se disparan. Ahora bien, no son los motores del equipo, son los ejecutores, pero necesitan armas eficaces detrás. Y ahí Barça y Madrid, que lo saben bien, querrían hacerse con los servicios de Marco Verratti, pero el italiano es imposible, por lo que pugnan por una perla que hace las veces ya de crack y que puede llenar el hueco de medio campista de contención y con clase.

Y ese no es otro que Julian Weigl, al que el Barça ya le ha colgado el cartel de sustituto natural de Sergio Busquets. Casi nada. Pero en Can Barça lo tiene claro, lo quieren a costa de su gran rival en la carrera por contratarle, el Real Madrid. Los blancos están sufriendo la ausencia de un recambio para Casemiro, seguramente el jugador hoy por hoy más importante del Madrid, y ansían hacerse con el germano del Borussia Dortmund.

El problema para Florentino Pérez es que el Barça tiene un plan oculto: vender a Rakitic, ceder a Carles Aleñá y contratarle en invierno.