Valverde respira: su sustituto encuentra equipo y deja tirado al Barça

El vasco veía como su futuro en el club catalán estaba cada vez más en entredicho. Ahora tiene una vida más

El Fútbol Club Barcelona juega hoy en el Camp Nou el que será, a priori, el partido más sencillo de toda su fase de grupos en la Champions. Se enfrenta al Slavia de Praga, equipo que ya le complicó em la ida y el equipo checo empató al Inter de Milán en Italia. El año pasado fue capaz de eliminar al Sevilla en Europa League, es decir, a priori es el partido más sencillo para el Barcelona, pero no se puede relajar.

No se puede relajar entre otras cosas porque no está el Barça como para jugar al 50 % de sus posibilidades. Si bien es cierto que en el Camp Nou se está mostrando fuerte y seguro, no es día hoy como para sestear y generar dudas en la grada. La grada en Champions suele ser diferente a la granda en Liga, pues en la Liga suele haber más gente de fuera que viene a disfrutar, en la Champions el Camp Nou se viste de gala y los clásicos aficionados son los que están apretando y exigiendo al equipo.

º

La derrota en Levante ha hecho mucho daño y la baja de Suárez abre las puertas de nuevo a Ansu Fati a la titularidad. Además va a permitir a Griezmann jugar de 9. Veremos si aprovecha la oportunidad el francés.

Oportunidad de nuevo tiene Ernesto Valverde. El vasco es discutido desde el inicio de esta temporada y sabe que la paciencia de la directiva pende de un hilo.

Ronald Koeman era su máxima amenaza. EL holandés reconció que tiene una clausula que le libera de la selección holandesa para entrenar al Barcelona. Muchos ven en él le recambio necesario a Valverde. Pero no era la única opción que manejaba la directiva.

Otro nombre que estaba sobre la mesa era el de Oscar García Junyent. El ex técnico del Barcelona B, entre otros, estaba sin equipo tras su paso por Grecia. La directiva quería darle el Barça B de nuevo si las cosas en el filial no mejoraban. Así podría ayudar a jugadores como Riqui Puig para luego dar el salto juntos al primer equipo.

Sin embargo ayer el Celta, que desestimo la contratación de Santiago Solari, le firmó para lo que queda de temporada y opción a dos más si cumple el objetivo. No ha querido esperar al Barça o quizás ha tomado la vía gallega para volver a la capital condal. Lo mismo hizo Luis Enrique.

Valverde sabe que no puede andarse con medias tintas ni fijarse en los demás. Pero le conviene estar atento. El banquillo puede sufrir un terremoto en cualquier momento.