El Barça encuentra a su crack y bomba tras Griezmann (si falla Neymar)

Es la pieza que buscaba Valverde

Con el fichaje confirmado de Antoine Griezmann, desde la cúpula culé se han intensificado las negociaciones por tratar de hacer llegar a Barcelona a Neymar, el deseado. La operación, no obstante y pese al deseo del jugador de salir de París, está en punto muerto, principalmente por los factores económicos y de intercambio de jugadores. Nasser Al-Khelaïfi tiene previsto hacer de la operación un infierno para el brasileño y el Barça, jugará duro y alto, pidiendo cuanto crea oportuno por un jugador que le ha fallado y un club, el blaugrana, al que no guarda cariño tras su forma de actuar con Marco Verratti, entre otras razones.

Por supuesto y aunque no haya espejos, la directiva puede ver el alma del jeque y saben que será difícil. Tanto que se están planteando nuevos retos encima de la mesa, tan mayúsculos como el del crack carioca. Y algunos satisfacen mucho más a su técnico Ernesto Valverde, que anda mosqueado por el devenir de los acontecimientos.

Ernesto Valverde, con el Barça

De hecho para Valverde ha sido oír el nombre de este jugador y mostrar su rotunda conformidad con la operación: cuadra a la perfección en su esquema y hace más sólido al equipo. Mucho más. Ahora bien, saben que ni su actual club es un cualquiera ni su caché será bajo. Porque Virgil van Dijk no solo está más considerado que Matthijs de Ligt, sino que incluso amenaza con robarle el Balón de Oro al mismísimo Leo Messi. Una joya… y un central infranqueable. Justo lo que quiere Valverde, que nunca ha ocultado la frustración por el no fichaje del holandés.

Cierto es que se han producido movimientos y el agente del jugador se ha cerrado en banda a la posibilidad (no digamos el Liverpool), pero en Barcelona saben que todavía tienen armas con las que jugar y seguramente dinero que, de no venir Neymar, pueden invertir. El primero Philippe Coutinho, que gusta a Klopp, pero también Samuel Umtiti e Ivan Rakitic, piezas que aplacarían los ánimos de los aficionados reds si su central saliese (Ousmane Dembelé será vendido para pagar a El Principito).

Si Neymar no llega, Van Dijk es el deseado, aunque está casi imposible, y sin el holandés, buscarían a su pareja de baile en la selección holandesa: es decir, de nuevo, reabrir negociaciones con De Ligt y Mino Raiola. Una cosa tiene clara Josep Maria Bartomeu, Griezmann no será el último en vestirse de azulgrana.

Matthijs de Ligt, con el Ajax