El Benfica acogerá a dos descartes de Zidane en el Real Madrid

Y ninguno es Keylor Navas

El Benfica será el destino de dos jugadores del Real Madrid que habían recibido la orden de salir del club, pues no contaban para Zinedine Zidane y Florentino Pérez quería hacer caja con ellos.

El primero es Raúl de Tomás, ya conocido por todos. Protagonista de dos temporadas excepcionales en el Rayo Vallecano, la última de ellas en Liga Santander, marcando 14 goles, sonó como posible suplente de Karim Benzema, comiéndole la tostada a un Mariano Díaz que ha sido perseguido por las lesiones y la irregularidad.

Sin embargo, el fichaje de Luka Jovic le dejaba sin hueco en el primer equipo y ha optado por sucumbir a las ofertas que tenía sobre la mesa, siendo la de ‘las Águilas’ la más atractiva, pues le ofrecen jugar en Champions League, pelear por títulos, un buen sueldo y ser titular indiscutible.

Tras la venta de Joao Félix, que se ha marchado al Atlético de Madrid a cambio de 120 millones de euros, en el Estadio Da Luz han acelerado para llevarse al hispano-dominicano, que también tiene ofertas de la Roma, el Valencia y el Sevilla.

De Tomás dejará cerca de 30 millones de euros en las arcas, una cantidad nada despreciable. Eso si, quedan por cerrar los últimos flecos, pues Florentino quiere incluir una opción de recompra de 40 ‘kilos’ en caso de que explote, algo a lo que los dirigentes lusos se niegan. No quieren cláusulas y, si las hay, que sea por más del doble.

El otro será Lucas Silva, que fue reclutado en enero de 2015 como apuesta de futuro por 13 millones, pero que jamás dispuso de oportunidades, por lo que meses más tarde fue cedido al Olympique de Marsella. Allí tampoco tuvo minutos y le fue diagnosticado un grave problema de corazón que bien podría haber acabado con su carrera.

En enero de 2017 regresó a su club de origen, Cruzeiro, donde ha recuperado la confianza y ha vuelto a su mejor nivel. A sus 26 años, ha alcanzado la madurez profesional y se ve preparado para regresar a Europa, pero, esta vez, triunfando.

Sus derechos siguen perteneciendo al Madrid, al que regresará la semana que viene. Tampoco tiene hueco y su fuga está tasada en 15 ‘kilos’, una cifra que el Benfica pagará sin problemas.

 

Solucionado.