Los cinco motivos por los que Neymar no acabará en el Real Madrid

Zidane no lo quiere

Neymar, a día de hoy, solo tiene dos opciones de futuro. La primera, y más sencilla, es seguir en el PSG, donde se siente a disgusto, pues está harto de competir en una liga tan débil como la Ligue 1 y se siente perseguido en Francia, acusado de violación y sancionado por agredir a un aficionado del Stade Rennais que le insultó.

La segunda, y su preferida, pero muy compleja, es regresar al Barça, que ya se mueve para traerlo de vuelta, si bien todas las ofensivas están siendo repelidas por la directiva gala, que solo aceptará su marcha a cambio de 300 millones de euros, una suma inalcanzable.

La opción del Real Madrid, está, por tanto, prácticamente descartada. Y no por el propio jugador, que también, si no por Zinedine Zidane, que ha convencido a Florentino Pérez con cinco argumentos de peso de que su incorporación sería un negocio ruinoso.

El primer motivo es su carácter conflictivo. A los ya mencionados casos de una agresión a un fan y una supuesta violación, se le suma una pelea que tuvo hace poco con su compañero de equipo Julian Draxler, con el que llegó a las manos, y con Nelson Semedo, en sus últimos días en el Barça.

El segundo es su nivel sobre el césped, claramente venido a menos, por culpa de las lesiones y de su ajetreada vida. A día de hoy no es ni siquiera un candidato al Balón de Oro y Kylian Mbappé, por ejemplo, está a años luz de él.

El tercero son sus problemas físicos. Cada año sufre varias lesiones de diversa consideración y, casualmente, cuando llegan los carnavales de Río de Janeiro, desaparece misteriosamente.

Por último, dos más: su ficha y el coste de traspaso, muy elevado, que dispararía el gasto en este mercado de fichajes, en el que ya se han hecho varias incorporaciones.

Frío, frío.