El crack que deja tirado a Valverde: tres ofertas para salir del Barça

Traición en el Camp Nou

Rafinha está siendo una de las sensaciones de la pretemporada en el Barça. El jugador brasileño, que la temporada pasada estuvo recuperándose de su lesión en los ligamentos cruzados, ha regresado con más fuerza que nunca por segunda vez, pues ya ha sufrido esta lesión en otra ocasión. Se le ve más fino, más motivado y mejor que nunca, lo que le ha llevado a ser considerado por Ernesto Valverde de cara al próximo curso.

Su actuación ante el Chelsea, cuajando unos grandes 45 minutos, ha abierto el debate entre la afición. ¿Merece una oportunidad? Y muchos no tienen ningún tipo de duda a la hora de responder que sí. Pese a la llegada de Frenkie de Jong, creen que la posible marcha de Arturo Vidal e Ivan Rakitic le abriría las puertas y le permitiría tener minutos. Además, también puede actuar como falso nueve, una posición en la que ya jugó en su día en el filial y en su cesión al Celta de Vigo.

En el Camp Nou, por tanto, planean contar con él. Una idea que el menor de los Alcántara no parece compartir. A sus 26 años, está cansado de ser suplente y quiere un nuevo desafío en un club que le permita sentirse importante… y ya tiene tres ofertas.

Las dos primeras llegan de Italia. Allí, la Fiorentina lo tiene como ‘plan B’ a Borja Valero, por el que negocian con el Inter de Milán. El Atalanta también lo tiene en su agenda como refuerzo galáctico, una opción mucho más atractiva y que convencería más a Rafinha, pues allí podría jugar la próxima edición de la Champions League, después de que los de Bérgamo lograran una histórica tercera posición en la Serie A.

La última, y la más caliente, es la del Valencia, que también le permitiría jugar la máxima competición continental. Marcelino García Toral lo quiere a toda costa y en Mestalla ya hay negociaciones abiertas. En el Barça prefieren esperar a ver su desempeño en estas últimas semanas de pretemporada. Pero en el caso de que acabe saliendo traspasado, no aceptarían ofertas inferiores a 20 millones de euros.

Una traición a Ernesto Valverde en toda regla.