“Deberías irte, aquí no tienes sitio”: ¡un amigo de Messi recibe la patada!

Ernesto Valverde ya no cuenta con él

Está claro que mucho cambiará el planteamiento de la temporada y de la plantilla en el Barça tanto si llega Neymar, cada vez más cerca de quedarse en Paris, como si no. El delantero brasileño acapara todos los focos en Can Barça, no solo por lo mediático que supondría volverá  verle de culé, sino porque, de estar estabilizado, ha demostrado ser de los pocos capaces de, por capacidad, técnica y condiciones, someter el dominio de Leo Messi y Cristiano Ronaldo al frente de los mejores futbolistas del mundo.

El problema de Neymar ha sido su cabeza, se ha disipado con demasiada facilidad y no ha sabido transmitir profesionalidad cuando le ha tocado sufrir lesiones, que no han sido pocas, algo que también preocupa en el PSG. Lo que sí está claro es que si finalmente el de Sao Paulo firmara por el Barcelona otros tantos tendrían que salir.

De Jong, con el Ajax

En otras posiciones también hay overbooking, especialmente para los talantes ambiciosos del vestuario que buscan la titularidad. Este es el caso de otro jugador sacudido por las lesiones: Rafinha. Con la llegada de Frenkie de Jong, más la existencia de los dos arturos, Ivan Rakitic y las irrupciones de Aleñá y Riqui Puig, además de Sergi Busquets o incluso Dembelé y Coutinho, las posibilidades de aparecer en el once del brasileño se disipan.

Y no solo eso, Ernesto Valverde le ha dejado claro que no es una preferencia en su plan, pero que sería un buen fondo de armario. Sin embargo el pequeño de los Alcántara, a sus 26 años, cree que debe buscar otras opciones más ventajosas para su carrera y su etapa en el Barça está cerca de cerrarse. Le quiere el Valencia, que lleva la delantera en su contratación, y ahora también la Fiorentina, que busca una pieza como el brasileño en la medular y gusta desde la etapa de este en Italia, en el Inter. El Barça no pondría objeciones a su salida, que cifra en  £ 13.5 millones.

Rafinha será el siguiente en salir.