El doble bombazo definitivo de Florentino Pérez que revienta Europa

La operación, que no se había sondeado, parece posible

Cuando las previsiones anuncian que la potencia de fuego del enemigo será descomunal y sin piedad, lo mejor es crear una estructura infranqueable que sea capaz de disminuir e incluso neutralizar esa artillería. El Barça puede lograr alcanzar un vértigo en ataque que marea a sus contrincantes: a Leo Messi y Luis Suárez se le unirá Antoine Griezmann y es posible que complete a esta terna la incorporación de Neymar Junior. Cañones de todos los colores que apuntan a Madrid.

Florentino Pérez sabe que esa posibilidad, aun remota, es posible, por lo que quiere no quedarse atrás y contraatacar. En el plan del Barcelona y Josep Maria Bartomeu hay un punto flaco, a tanta verticalidad le devienen puntos flacos en la retaguardia. Y al fútbol se juega desde atrás y se gana desde el medio del campo. Es ahí donde el Madrid cuenta y quiere contar con suficientes armas como para no solo contrarrestar las amenazas culés sino aplastarlas desde un control de juego total, asentado en centrocampistas inmejorables.

Florentino Pérez, presidente del Madrid

Ya están Toni Kross, Luka Modric y Casemiro, que forman hasta el momento la columna vertebral blanca. Pero se pretende más. Florentino Pérez quiere a Christian Eriksen de blanco, y lo tiene a tiro, Daniel Levy se lo ha servido en bandeja. De hecho solo falta el ok de un Zinedine Zidane, que se resiste a dejar marchar a Paul Pogba. Con la situación en punto muerto, el presidente blanco ha encontrado la solución: tratar de fichar a los dos.

Sin duda la opción del danés, a día de hoy, es la más sencilla de las ambas, pero cuatro futbolistas del Real Madrid, Gareth Bale, Marco Asensio, Dani Ceballos e Isco Alarcón, pueden abrir la llave económica del doble traspaso. Hay dos vías para vestir de blanco al del Tottenham y al galo, y pueden ser exploradas.

La primera viene desde Liverpool. Los reds han vuelto a insistir en Marco Asensio y estarían dispuestos a llegar a los 75 millones de euros, una cantidad suficiente como para cubrir a Eriksen. Y eso lo cambia todo.

Porque aunque Isco en principio no saldrá, sí se guarda su opción para un caso remoto, como una posible venta millonaria al Manchester City, que podría llegar a los 80 millones por él. Las realidades de Gareth Bale y Dani Ceballos, que no cuentan para Zidane, son la Vía Pogba y aún se pretende explotar. Ella consiste en ofrecer al Manchester a los dos futbolistas por el francés. El sevillano no sería reacio a la venta y Bale, cada vez más acorralado, cedería si desde Manchester conservan su ficha, 15 millones de euros.

Los flecos económicos podrían limarse con los ingresos que lleguen de las ventas de James Rodríguez, Lucas Vázquez (solo saldrá si llega una buena oferta) y Mariano Díaz, toda vez que Keylor Navas se quedará en Madrid, eso sí, como suplente indiscutible de Thibaut Courtois.

Lo imposible muchas veces ha tornado en lo contrario gracias a la paciencia de Florentino Pérez. Asimismo, de lograrse, y en este caso, Zizou sí estaría dispuesto a cambiar el dibujo para crear espacio a un centro del campo de leyenda. ​