Los dos fichajes tapados para Messi que el Barça negocia en secreto

Solo llegará uno

El Barça tiene a Junior Firpo prácticamente cerrado, para ser el lateral zurdo suplente de Jordi Alba, que ya tiene 30 años y necesita un recambio, pues no puede jugarlo todo. De igual manera, se busca a un jugador que pueda ser su relevo a medio-largo plazo, que tenga experiencia, y que no salga excesivamente caro, ya que la mayoría del dinero disponible es para fichar a Neymar Junior.

El lateral del Betis cumple con estos requisitos y está todo muy avanzado. Pero Leo Messi ha ordenado paralizar la operación, pues no quiere ver al hispano-dominicano ni en pintura. Está al corriente de los tuits que le dedicó hace años, insultándole y amenazándole, y ha pedido que, a ser posible, le traigan a otro futbolista, dejado al hispano-dominicano como última opción.

Y el primer nombre que ha cobrado fuerza ha sido el de Raphaël Guerreiro, nacido en Francia, pero internacional con Portugal. Es de un perfil muy similar a Alba, bajito, rápido y con una gran proyección ofensiva. Además, su gran calidad técnica y su habilidad le permite actuar también como extremo y como interior.

Tiene 25 años, tiene experiencia y saldría relativamente barato, ya que en el Borussia Dortmund no tiene un hueco asegurado en el once inicial y acaba contrato en 2020. Su incorporación saldría por unos 25 millones de euros como mucho. Lo que echa para atrás en el Camp Nou es su largo historial de lesiones.

Por ello, también estudian otra opción, de un futbolista algo más experimentado, aunque en los últimos años ha bajado su nivel. Hablamos de Ricardo Rodríguez, que maravilló en el Wolfsburgo, en especial en sus primeros años, y que firmó por el Milan en 2017. 

A sus casi 27 años, el internacional suizo destaca por su golpeo de balón y su solvencia defensiva. Su valor de mercado es de 17 millones, y en el Barça creen que una oferta de 30 ‘kilos’ sería suficiente para llevárselo.

El casting suma nombres.