Es más escandaloso que Coutinho. Messi lo tapa. Y arde el Barça

Problemas en el Camp Nou

La Copa del Rey sigue dejando víctimas en el FC Barcelona. A los ya muy señalados Philippe Coutinho, Ernesto Valverde, Josep Maria Bartomeu y los habituales Boateng, Murillo y Vermaelen que poco tienen que decir, se ha unido Luis Suárez. La justificación del delantero uruguayo a su operación ha sido menos convincente de lo que se esperaba. 

"La lesión que me llevó a pasar por el quirófano no tiene absolutamente nada que ver con el cartílago, sino a causa de una rotura de menisco que sufrí en la eliminatoria contra el Liverpool", expuso el delantero uruguayo, sin embargo, ningún informe del FC Barcelona advirtió de esa lesión que le iba a hacer pasar por el quirófano justo antes de la Copa del Rey y le iba a permitir jugar sin problemas la Copa América con la selección uruguaya que dirige Óscar Tábarez.

Curiosamente ese gesto de forzar para ir a la Copa América y no hacerlo por el FC Barcelona, que es el equipo que le paga el salario, es el que ha molestado mucho a la afición azulgrana. Leo Messi no quiso hablar de ello en la rueda de prensa previa a la final de la Copa del Rey y su silencio y su cara una vez perdido el partido ante el Valencia dicen mucho más de lo que se esperaba del estado anímico del argentino y de la poca ayuda que recibió por parte de su amigo Suárez. 

Lo mejor que puede pasarle al Barça en las próximas semanas es que no pase nada, ya que el estado actual del barcelonismo es horroroso y el hecho que la plantilla y la directiva se haya metido en una coraza para evitar hablar de la derrota y de las responsabilidades hacen del Barça en un equipo autodestructivo en estos momentos.